Cómo dar malas noticias

Cómo dar malas noticias
Valor este articulo

¿Te han dado alguna vez una mala noticia?, ¿qué tan mal te ha hecho sentir?, ¿piensas que puede haber una forma de atenuar un poco el efecto de este tipo de noticias? La respuesta a esa última pregunta es sí, sí la hay. Con algo de tacto y ciertas técnicas es posible dar malas noticias sin impactar tan negativamente a nuestros interlocutores. Ahora te enseñaré un par de técnicas o modos de hablar para que las malas noticias no arruinen un bonito día.

Cómo dar malas noticias

Antes comenta la buena

Si tienes dos noticias, una mala y una buena, no preguntes cuál quiere escuchar primero tu interlocutor. No es necesario. Cuéntale la noticia buena antes de que le cuentes la mala. Esto tendrá un efecto psicológico positivo porque la persona estará con un buen estado de ánimo, incluso puede estar feliz al recibir la noticia. Esto hará que el impacto de la mala sea mucho menor. En contraposición, si cuentas la mala noticia primero, esto puede entristecer, molestar o deprimir al interlocutor y el efecto de la buena noticia perderá su fuerza y no le será de mucho consuelo.

Cómo dar malas noticias

Habla positivo

Si eres una persona positiva esto no te resultará difícil. Algunas personas están acostumbradas a dar las malas noticias como si se tratara de una tragedia, las exageran o usan palabras muy negativas sin percatarse del efecto que esto puede tener en quien recibe la noticia. En el caso contrario, existen personas que mienten o le restan importancia a la noticia con el fin de no hacer sentir mal a quien la recibe. Ambos comportamientos son erróneos, el primero porque es desconsiderado con los sentimientos del receptor y el segundo porque es demasiado sobreprotector; además, en el segundo caso si se descubre la mentira o el verdadero peso de la noticia, esto puede causar más molestia y problemas antes de saber la noticia.

Cómo dar malas noticias

Debe haber un balance cuando vayas a dar la mala noticia. Sé honesto y no exageres, pero tampoco le restes importancia. No es lo mismo decir: “A (…) lo llevaron al hospital. Está grave” a decir: “Parece que (…) se encuentra mal de salud. Lo llevaron al hospital. Esperemos que se mejore”. Las dos son malas noticias pero una es menos fatalista que la otra.

Si te interesa saber cómo animar a una persona que está triste, visita el siguiente enlace y apoya a ese amigo o familiar que tanto te necesita: https://comolopuedohacer.com/animar-una-persona-esta-triste

Deja tu opinion aquí