Cómo hacer unas persianas romanas

Cómo hacer unas persianas romanas
Valor este articulo

Cómo hacer unas persianas romanas

 

Básicamente existen persianas romanas de diversas telas, por ejemplo: sedas, algodón, lino y otras. Estos materiales se sujetan con varillas y soportes metálicos. Se pliegan dando aspectos restringido. La tela es liviana, o también puede considerarse de peso medio. Se operan con una cadena y pueden doblarse o bajarse cuando lo desees.

Las persianas romanas son perfectas para tapar eficientemente las entradas de luz y las vistas a través de una ventana. Dependiendo de la tela que uses pueden ser más o menos oscuras, pero en general son bastante livianas y sencillas de utilizar por todos los que habiten en el hogar.

Cómo hacer unas persianas romanas 1

Son bastante sencillas de realizar

Haciendo una comparación con las cortinas tradicionales, son bastante sencillas de manejar cuando quieras cubrir o descubrir las ventanas. La instalación de unas persianas romanas no requieren de mucho esfuerzo, de hecho, puedes hacerlo tú mismo, siempre y cuando confíes en tus habilidades respecto a tomar medidas.

En este artículo te hablaremos de los pasos a seguir para poder realizar tus persianas romanas sin mayor dificultad y dando un gran resultado final.

Procedimiento

  • Plancha bien la tela y el forro a utilizar, ya que esto hará que tu proyecto sea mucho más fácil.
  • Mide el ancho y la altura de la parte interior de la ventana, donde colocarás la persiana.
  • Corta la tela agregándole 1,27 cm, es decir, media pulgada de cada lado y 10 cm, que serían, cuatro pulgadas de largo.
  • Toma el forro y marca con alfileres las medidas para colorear las cintas en el tubo.
  • Ten en cuenta que la fila para el tubo es un producto fantástico, ya que tiene pequeños círculos en la parte superior de la cinta para pasar el cable, o material de su preferencia de manera sencilla.
  • Sujeta la cinta con los alfileres.

Cómo hacer unas persianas romanas 2

  • Coloca la cinta de modo que la parte interior de la misma quede justo encima de los alfileres, que sirvieron para marcar la línea que se debía seguir.
  • Coloque la siguiente fila de cinta por encima de la marca que usaste anteriormente.
  • Repita la operación tantas veces como sea necesaria.
  • Proyecte la cinta al forro, tantas veces como sea requerido. Puede utilizar hilo de color.
  • Cose el forro a la tela y recorta las esquinas, plancha los bordes de las persianas.
  • Instala la persiana.

Listo, las persianas romanas están perfectas.

 

 

 

 

 

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + uno =