Cómo hacer una torta fría de oreo

Cómo hacer una torta fría de oreo
Valor este articulo

Cómo hacer una torta fría de oreo

Las galletas oreo son las preferidas por muchos niños y adultos; estas galletas combinan el chocolate y la crema de leche. Son perfectas para comerlas durante la merienda junto a un vaso de leche fría. Pero estas galletas también son el ingrediente perfecto para la torta fría de oreo.

Es ideal para un cumpleaños o para una fiesta con amigos, además que cuenta con una elaboración sencilla y no es necesario utilizar un horno para poder hacerla; también es una excelente manera para involucrar a los más pequeños de la casa, en su preparación.

Así que, si te gustan las galletas oreos, sigue leyendo, te diremos lo que necesitas para elaborar una torta fría de oreo.

7e1b6de37f66bba9bdb4d946a2e7ac58

Ingredientes para la torta fría de oreo

Para la base

  • 100 gramos de galletas oreo sin crema.
  • 40 gramos de mantequilla.

Para el relleno

  • 250 ml de nata para montar.
  • 100 ml de leche.
  • 1 cucharada de gelatina en polvo sin sabor.
  • 250 gramos de queso de untar suave.
  • 60 gramos de azúcar.
  • Crema de las galletas oreos de la base.

Para la cubierta

  • Galletas oreo sin la crema.

AF1

Preparación de la torta fría de oreo

Se comienza con la base de la torta de oreo, debemos retirar la crema de las galletas y reservarlas para usarle en el relleno. Colocamos todas las galletas sin crema en un bol y comenzamos a triturarlas.

Cuando estén bien aplastadas, le agregamos la mantequilla y mezclamos muy bien; es importante agregar la mantequilla a temperatura ambiente. De esta manera, se podrá integrar correctamente con las galletas.

Si no se logra mezclar muy bien, puedes usar un picatodo para unir las galletas con la mantequilla. Cuando esté bien mezclado, colócalo en un molde y realiza presión con la ayuda de una cuchara, quedará bien compacto.

Para la cobertura, solo debes utilizar las galletas sin la crema y triturarla en el picatodo, para que quede una textura en polvo.

Para el relleno colocamos la nata, leche, azúcar, queso y la crema de las galletas en una olla grande, se debe calentar a fuego alto y removiéndolo de vez en cuando para evitar que se pegue.

Antes que comience a hervir, debemos agregarle la gelatina en polvo y removerla por unos 4 a 5 minutos. Cuando tenga una textura cremosa, se debe retirar del fuego y dejarla reposar. Cuando esté reposada, comenzamos a agregarla sobre la base de la tarta de oreo.

maxresdefault

Se debe llevar al refrigerador por unas horas, cuando está cuajada se agrega las galletas trituradas por encima, se saca del molde y se sirve.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =