Cómo hacer slime casero para divertirse

Cómo hacer slime casero para divertirse

Hay actividades que puedes disfrutar hacerlas con los niños. Mucho más si se trata de algo que luego utilicen para divertirse. En casa y junto a ellos puedes hacer slime. Se trata de una goma elástica muy parecida al moco. Hay quienes le llaman moco de mono. Resulta viscosa, pegajosa y colorida, ideal para que los chicos se distraigan sanamente un buen rato.

Hacer un slime casero es muy sencillo. Con esta entretenida masa sensorial despertarás el interés de los pequeños. Acá te dejamos lo necesario, así que manos a la obra!

Cómo hacer slime casero para divertirse

Materiales necesarios para realizar un slime casero

  • Un bol grande
  • Pegamento escolar transparente o cola blanca
  • Puedes utilizar diversos colores
  • Detergente líquido para lavar la ropa
  • 150 ml de agua
  • Una cuchara

Procedimiento a seguir

Como verás los  materiales los tienes en casa. No se requiere salir y realizar un gasto exagerado para tener este divertido juguete. Otro dato importante de esta preparación es que no se utiliza bórax. Los slime tradicionales lo contienen, siendo éste mucho más seguro.

En un bol grande, de boca muy ancha vierte todo el bote de pegamento. El mejor es el transparente, pero igual el blanco funciona. Para darle un color especifico, este es el momento de agregar. Puedes incluso hacer hasta dos y tres slime al mismo tiempo para que tengan de varios colores. Solo unas gotas de colorante son suficientes. Remueves poco a poco, no es necesario darle tantas vueltas. Lo importante es que todo quede mezclado de forma homogénea.

Cómo hacer slime casero para divertirse

Ahora le toca el turno al detergente. Lo haces en pequeñas porciones, poco a poco. Continúas removiendo, notarás que tampoco se requiere tanto esfuerzo para ello ni darle muchas vueltas. En otro recipiente une dos cucharadas de detergente con una de agua y mezcla hasta unirlos.

En el otro recipiente agregamos dos cucharadas de detergente y una cucharada de agua y remover hasta que se mezcle los dos componentes. Junta las dos mezclas y remueve hasta obtener una masa que amasarás con las manos. Los primeros minutos será pegajosa, pero ya luego toma consistencia. En este punto ya has conseguido el slime. La textura es prácticamente la misma a la del slime hecho con bórax. Puedes notar que es muy elástica y pegajosa.

Si queremos conseguir más cantidad, lo único que tenemos que hacer es echar más cola transparente e ir poco a poco añadiendo detergente hasta que  consigamos la textura deseada.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 5 =