Cómo saber si tienes adicción al teléfono móvil

Cómo saber si tienes adicción al teléfono móvil
Valor este articulo

Si eres de las personas que no pueden estar apartados de su teléfono móvil porque se sienten mal, tienen un miedo irracional y no pueden perder el contacto con la tecnología porque entran en pánico, es probable que te hayas vuelvo adicto a tu teléfono móvil o a algún otro dispositivo tecnológico.

En la era actual vivimos tan rodeados de la tecnología que se está propenso a crear este tipo de adicciones, por lo que cada vez es un problema más común y, de hecho, ya posee un nombre clínico para esta condición, se le conoce como nomofobia. Si crees que puedes sufrir de esta adicción, sigue algunos consejos para mejorar.

Cómo saber si tienes adicción al teléfono móvil

Cómo reconocer la nomofobia

Primero que nada debes reconocer si eres de verdad un adicto al móvil, ya que muchas veces a quienes deben estar pegados a su celular todo el día pero por motivos de trabajo, no porque les causa demasiada felicidad. Si tienes dudas, debes durante al menos una semana anotar todas las veces que estas pendiente de tu celular y para qué lo usas. Atento a los siguientes comportamientos:

Cómo saber si tienes adicción al teléfono móvil

  • Si duermes cerca del móvil y lo tienes encendido. Lo revisas varias veces por la noche.
  • Te llevas el teléfono a todas partes, como el baño, la playa, la piscina y toda clase de lugares donde no es necesario e incluso puede estar en riesgo de dañarse.
  • La mayor parte del día lo llevas en el bolsillo o en la mano.
  • Lo desbloqueas y revisas cada uno pocos minutos para ver si no ha llegado nada y revisas las redes sociales.
  • Llevas el cargador contigo a todas partes para no correr el riesgo de quedarte sin batería.
  • Te despiertas por la noche constantemente si tienes la más mínima impresión que ha sonado.

Cómo saber si tienes adicción al teléfono móvil

  • Revisas a cada momento las redes o entras a internet sin ninguna razón o propósito, solo por verificar que no te has perdido de nada.
  • Nunca olvidas el teléfono y si lo haces entras el pánico, llegando a devolverte a buscarlo o pasas el día muy preocupado.
  • A pesar de estar con personas, pasas más tiempo en el teléfono que con ellos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − diecisiete =