Cómo reparar zapatos de gamuza mojados

Cómo reparar zapatos de gamuza mojados
Valor este articulo

Si alguna vez te has preguntado qué es la gamuza y cómo repararla cuando está mojada, llegaste al lugar indicado. La gamuza es un material de cuero, que ha sido estirado y hasta desgastado para adquirir su forma afelpada. Dado a esta característica, la gamuza rechaza el agua, por ello, te daremos algunos tips para cuidar mejor tus zapatos durante esos días de lluvia.

Cómo reparar zapatos de gamuza mojados

La clave: paciencia

Lo primero es dejar secar los zapatos al aire libre. Ojo con este tip, no significa que debas colocarlos bajo el sol directamente o cercanos a un calentador ¡Pudiera ser peor! Tan solo debes colocar tus zapatos en un lugar seco.

Deberás aceptar las manchas en tus zapatos hasta que estos sequen, porque si no los resultados pudieran ser realmente peores. Como dicen por ahí, a veces el remedio puede ser peor que la enfermedad. La clave de esta técnica es la paciencia, ya que la gamuza se vuelve más vulnerable con el agua porque su material se tensa hacia arriba y es más propenso a quebrarse.

Cómo reparar zapatos de gamuza mojados

Para que los zapatos no se deformen ni se agrieten a causa del agua, te recomendamos rellenarlos con papel periódico, imitando la forma de tus pies dentro de ellos. Muy cuidadosamente, haz bolas de papel suficientes y colócalas para absorber el agua ¡Te aseguramos, funcionará!

Un poco de cepillado arreglará todo

Las manchas como barro o polvo en nuestros zapatos, las limpiaremos con un cepillo de dientes o de cerdas, suavemente. Es importante que sigas la dirección de la lanilla de la gamuza, para que puedas eliminar las manchas sin dejar rastros. Si todavía está mojada, te recomendamos no frotar mucho la gamuza, también puede hacer que se agrieten tus zapatos.

Cómo reparar zapatos de gamuza mojados

Si logras conseguir un material que recupere la textura suave de la gamuza, úsalo una vez estén secos, esto la renovará totalmente. Consiste en pasar un cepillo para gamuza, suavemente, con el objetivo de reacomodar las fibras. Puedes hacerlo en círculos, hasta que las fibras ¡brillen!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =