Cómo preparar una merienda ideal

Cómo preparar una merienda ideal
Valor este articulo

Cómo preparar una merienda ideal

Aunque no forme parte de las comidas principales dentro de nuestra alimentación, una merienda puede ser una comida que influya mucho sobre nuestra salud. Los malos horarios, condiciones o el origen de cada alimento que llamamos merienda, pueden ocasionar grandes cambios en nuestro organismo.

Solemos cometer el error de merendar con cualquier tipo de golosina. O también con algún alimento que no cumple con las condiciones de una merienda saludable, que se adapte a nuestras necesidades. A la hora de ir en busca de una merienda, es probable que no pensemos en la preparación de la misma. Sino en la compra de cualquier snack. Dulce o bolsa de papas.

Es más fácil de lo que crees

Y es que a menos que sea necesario, a raíz de una fuerte rutina de ejercicios, la práctica de algún deporte o cualquier actividad que genere una pérdida de calorías. Al optar por algo dulce como merienda, podemos provocar un pico de glucosa en la sangre que permite que el páncreas también genere un pico, pero de insulina. Con la finalidad de controlar este desequilibrio en el cuerpo. Todo este proceso hace que, en lugar de saciar nuestro apetito, termine dándonos más hambre.

Dicho esto, las bolsas de papas o nachos tampoco son una buena opción. Estas suelen tener un alto contenido de grasas que afectan el metabolismo de nuestro cuerpo. Por lo que debemos considerar que, para cumplir con el consumo de una merienda ideal para nuestro rendimiento, en esta debe haber una buena dosis de hidratos.

Cómo preparar una merienda ideal

Lo puedes llevar en tu cartera

Para lograr esto, puedes preparar algo para llevar en tu cartera. Un sándwich de pan integral o un pan con bajo índice glucémico. El cual además de los hidratos, nos permitirá realizar un proceso digestivo rápido y eficaz. Nos permite continuar con cualquier otra actividad del día.

Pero el tipo de pan no lo es todo. Cualquier embutido no nos sirve. Si quieres usar algún fiambre, la pechuga de pollo o de pavo será el alimento perfecto para aportar las proteínas que necesitas. Además, no posee un alto nivel de grasa.

El atún al natural, también sirve como relleno perfecto para tu saludable sándwich de merienda. Completarlo con algo más llamativo como el queso. Eso sí, que sea un tipo de queso bajo en grasa.

Si las actividades que realizas no te obligan a incluir una proteína en tu sándwich, puedes optar por convertirlo en una merienda vegetariana. Con un relleno de lechuga, tomate, cebolla y zanahorias. Además, si quieres añadir algo más de textura, puedes pincelar tu pan con aceite de oliva. Sin duda su gusto cambiará.

Cómo preparar una merienda ideal

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + tres =