Cómo preparar pollo en salsa bechamel

Cómo preparar pollo en salsa bechamel

Imagina que puedes combinar dos cosas que solas, son ricas… Y juntas, son increíbles: pollo y salsa bechamel. Generalmente se considera que la bechamel es una salsa para pastas más que una salsa para  acompañar el pollo. Pero la verdad es que en este caso la bechamel no acompaña el pollo. En esta receta, pollo y bechamel se cocinan juntos. Se trata de pollo en salsa bechamel que es perfecto para los más pequeños de la casa.

Es una receta muy fácil de realizar y totalmente deliciosa. Solo debe seguir algunos pasos para que su pollo en salsa bechamel quede perfecto.

Cómo preparar pollo a la mostaza

Preparando el pollo

Corta todos los nervios, la grasa y los cúmulos de sangre y retira la piel de manera que tu pollo quede limpio. De preferencia, utiliza el área de la pechuga. Corta el pollo en dados que resulten manejables y pásalos a un bol.

Allí es donde agregarás sal, pimienta, paprika, salsa inglesa, un toque de mostaza Dijon y un chorrito de limón. Mezcla con las manos hasta que cada cubo esté impregnado. Deja que el pollo en salsa bechamel absorba los sabores de los aderezos.

Cómo hacer milanesas de pollo rellenas

Realiza la salsa bechamel

Pica una cebolla grande en dados finos y pon a cocinar con una cucharada de mantequilla a fuego bajo en una sartén antiadherente. Una vez que la cebolla esté transparente, añade lentamente una taza de harina de trigo. Sube la llama a media y revuelve con una paleta de madera, de forma que la harina se empape de mantequilla. Puedes agregar más mantequilla de ser necesario.

Cuando tu harina tenga un tono dorado, agrega a chorritos dos tazas de leche sin dejar de revolver para evitar grumos en la bechamel. Antes de que la salsa empiece a espesar, y mientras revuelves, ve agregando los dados de pollo crudo al sartén. De esta manera el calor de la salsa los ayudará a cocinarse y la bechamel calará en el pollo.

Cómo preparar pollo a la mostaza

Uniendo el pollo en salsa bechamel

Revuelve constantemente procurando que tu salsa no tenga grumos y no se pegue al fondo del sartén. Retira del fuego 15 minutos después, cuando el pollo esté bien cocido. Si quieres que tu pollo en salsa bechamel tenga otro toque, puedes dorar un poco el pollo antes de agregarlo a la bechamel. No dejes que se cocine por completo o se secará.

Listo, tu pollo en salsa bechamel está perfecto para que lo disfrutes.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 12 =