Cómo preparar un latte de vainilla casero

Cómo preparar un latte de vainilla casero
Valor este articulo

El latte de vainilla o el café latte, es café con leche y un toque de vainilla. Este tipo de café se prepara con un café expreso fuerte, leche vaporizada y esencia de vainilla. Generalmente este es un café que se vende mediante máquinas de expresos o en cualquier cafetería que se especialice en la variedad de cafés.

Generalmente su preparación se realiza calentando la leche con vapor, hasta lograr que se forme una espuma. Sin embargo, este es un efecto que se puede lograr en casa sin la necesidad de una máquina de café, así que si deseas saber cómo preparar un latte de vainilla casero, lo primero que debes hacer es seguir leyendo, ya que te daremos algunos tips para que puedas preparar un rico latte de vainilla.

Ingredientes

·Esencia de vainilla.

·Azúcar o edulcorantes.

·Café expreso.

·Agua hirviendo.

·Cafetera de filtro.

Preparación

Lo primero que debes hacer es colocar la taza en la cafetera de filtro. Agregarle el café y poco a poco agregar el agua hirviendo sobre el café molido. Se debe dejar descansar por unos 5 minutos. En caso que no tengas café expreso no te preocupes puedes usar cualquier tipo de café. También puedes prepararlo en cualquier tipo de cafetera.

En una cacerola gruesa se debe colocar un poco de leche y dejarla cocinar a fuego medio, a medida que la leche comience a calentarse es el momento de comenzar a batir fuerte y rápido. Siempre teniendo cuidado para evitar quemaduras. Podemos notar que a medida que la leche se calienta comienza a formar espuma.

La idea de batir la leche rápido es que la espuma que comience a formarse sea duradera. Así puede mantenerse firme al momento de agregarle el café. Otra opción es batirla y licuarla con un procesador manual para que la espuma se forme más rápido.

Ahora el siguiente paso es colocar un poco de café fuerte en una taza grande. Ahora debes agregar un poco de leche líquida al café, debes agregarlo poco a poco. Lo más importante es que evites que la espuma caiga sobre el café. Luego, agrega un poco de esencia de vainilla; la cantidad siempre dependerá de gusto de la persona.

Por último debes agregarle la espuma con la ayuda de una cuchara. Ahora solo queda agregarle el azúcar o edulcorante. Si la espuma quedó bien, podrás ver los gránulos de azúcar que se detienen unos segundos antes de caer al café; ahora solo te queda disfrutar de este rico latte de vainilla.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − tres =