Cómo preparar huevo duro y poché

Tabla de contenido

Los huevos son uno de los alimentos más variados y ricos en proteínas que nos ofrece la naturaleza. Podemos prepararlos de muchas maneras: fritos, horneados, batidos, en tortilla, revoltillos, omelettes. En todo el mundo existen muchas recetas con huevos y cada persona les dá su toque personal. Pero hay dos formas de preparar huevos que no requieren más que agua y resultan deliciosas:

El huevo duro y el huevo poché.

egg-944495_960_720

Huevo duro

Es una de las maneras más sencillas y rápidas de preparar un huevo, y es prácticamente imposible que salga mal. Necesitarás una olla con agua hirviendo y un huevo. Este lo colocarás en el agua de 7 a 10 minutos si te gusta una yema cremosa. Y hasta 15 minutos si prefieres que esté firme. Una vez que esté cocido, apagas la llama y llevas la olla al fregador, donde verterás el agua y dejarás el huevo bajo un chorro de agua fría. De esta manera no te quemarás al pelar tu huevo duro y todos los fragmentos de cascará estarán en un solo sitio.

Los huevos duros pueden ser la base de otros platillos más elaborados. Como por ejemplo los huevos rellenos. Estos se hacen cortando el huevo a la mitada, se saca la yema y se mezcla con otros ingredientes. Hay una infinidad de cosas que puedes colocar, solo deja que vuele tu imaginación y prepara deliosa recetas con los huevos duros.

3480355537_b91c9e3240_z

Huevo poché

Preparar un huevo poché requiere de un poco más de práctica. Debes contar con una olla con agua hirviendo, vinagre o jugo de limón y una espumadera. Una vez que agregues el jugo de limón o el vinagre al agua hirviendo. Procedes a cascar el huevo y colocar su contenido en el agua con mucho cuidado. Dejándolo cocinar durante 3 minutos. Pasado este tiempo, debes retirar el huevo con la espumadera.

egg-1947790_960_720

Si no sigues las instrucciones con mucho cuidado. Es probable que tu huevo se desarme y ya no tengas un huevo poché sino una sopa de huevo. Para evitar esto, también puedes aceitar un cuadrado de papel film, colocarlo en una taza y dentro de él verter el huevo. Si amarras los extremos del cuadrado formando una bolsita con el huevo en su interior y la sumerges en el agua durante tres minutos. Al cortar los nudos obtendrás un perfecto huevo poché.

Con el huevo poché también se hacen muchas preparaciones y suele ser el toque final de platillos más elaborados.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + nueve =