¿Cómo preparar helados de leche evaporada?

La leche evaporada es un alimento súper nutritivo para los niños en su etapa de crecimiento. Se diferencia de la leche en polvo, porque a esta última se le ha quitado el agua en su totalidad, en cambio, la leche evaporada se le ha quitado solo parcialmente. Suele confundirse con la leche condensada por sus similitudes pero, debemos aclarar que no es lo mismo ya que la leche condensada es más espesa y su sabor es más dulce que la leche evaporada, por esa razón esta última es preferida también para cierto tipo de postres.

Los helados de leche evaporada son una manera ideal y creativa de brindarle mayor  calcio a tus hijos. Tan solo sigue estas instrucciones y en pocos minutos tus hijos te lo estarán agradeciendo:

Ingredientes

·         2 tazas de leche evaporada

·         2/3 de taza de azúcar

·         1 sobre de refresco en polvo sin dulzor, como Kool-Aid

 

Si prefieres, también, puedes utilizar gelatina en vez de azúcar o un licuado de frutas en vez de refresco.

Modo de preparación

Primero, vierte la leche evaporada en un tazón para mezclar y ponla a enfriar hasta que esté casi congelada, te darás cuenta porque los bordes del tazón se congelarán un poco y será la señal de que ¡Está lista para ser batida!

Mientras esperas por la leche, enfría la batidora en el congelador. Una vez esté congelada la leche evaporada, procede a batirla hasta que adquiera una consistencia esponjosa. Ahora, agrega el azúcar y el refresco en polvo hasta que mezcle y obtenga mayor firmeza.

Procede a colocarlo en un contenedor con tapa y mételo en el congelador durante 3 a 4 horas aproximadamente.

Por último, sírvelo como cono de helado o porción individual, decorándolo con chispas de chocolate o de colores ¡Estamos seguros que tus hijos lo amarán!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + catorce =