¿Cómo preparar calamares rebozados?

Los amantes de los mariscos disfrutan mucho de un buen plato que contenga estos deliciosos manjares. Entre los frutos del mar más exquisitos que podemos hallar, tenemos los calamares. Hay muy variadas formas de preparar estos exquisitos moluscos, y hacer calamares rebozados está entre las que más destacan.

Las delicias marinas siempre deleitan el paladar, y los calamares rebozados encantan a los gustos más exigentes. Hacer calamares rebozados es muy sencillo y divertido, sobre todo el resultado dejará a los comensales muy contentos. Hacer calamares rebozados es, además, un platillo delicioso para acompañar las comidas, aunque también puede ser un platillo principal e incluso un aperitivo. En este artículo, te enseñaremos cómo hacer calamares rebozados.

¿Cómo preparar calamares rebozados?

Ingredientes

Los ingredientes indispensables para hacer calamares rebozados deliciosos son los siguientes.

– 3 calamares frescos.

– Medio limón.

– Un poco de sal.

– Un vaso de leche.

– Aceite de oliva.

– 2 huevos.

– Harina.

Esto es todo lo que se necesita para hacer unos extraordinarios calamares rebozados.

¿Cómo preparar calamares rebozados?

Unos sencillos pasos para completar esta receta

Para hacer calamares rebozados, necesitaremos solo el cuerpo del calamar. Los tentáculos y las aletas, puedes guardarlos para hacer otras preparaciones o desecharlos. Es recomendable refrigerarlos bien si piensas usarlos para otros platillos. El primer paso de todos, es limpiar muy bien los calamares. Una vez que estén muy limpios, habrá que ablandarlos, por lo que deberemos sumergirlos en leche por media hora, como mínimo. Después de haberlos cortado en rodajas de 1 centímetro, por supuesto.

Introducimos los calamares en un colador para que se escurran muy bien. Cuando hayan finalizado de escurrirse, los enjuagamos con abundante agua, les añadimos sal y el jugo del limón. Debe darse importancia al hecho de que los calamares deben estar completamente escurridos. De esa forma no saltarán cuando se los sumerja en aceite. Antes de introducirlos en el aceite hirviente, debemos batir los huevos muy bien, impregnamos los calamares en harina y posteriormente en el batido. Finalmente, los sumergimos en aceite de oliva que debe estar a 200 grados de temperatura, vamos colocándolos uno a uno y dejándolos unos minutos en el aceite, hasta que se doren muy bien.

La etapa final del proceso para hacer calamares rebozados consiste en sacarlos de la olla y colocarlos sobre papel absorbente, con la intención de que escurran todo el aceite. Además, dejamos que se enfríen un poco, así nuestros comensales no se llevarán una desagradable sorpresa al quemarse el paladar por querer probar esta exquisitez.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × uno =