Cómo pintar una camisa con colorantes

Cómo pintar una camisa con colorantes
Valor este articulo

Cómo pintar una camisa con colorantes

Los diseños psicodélicos en la ropa se asocian a la época de los hippies, en la década de 1960. Nos recuerda más a esta época que cualquier otra cosa. Pero a pesar del tiempo, sigue volviendo a ser tendencia. Y no solo con el espiral de colores sino con otras técnicas como el manchado descuidado o una especie de agrietamiento que se logra con ciertos dobleces de la tela.

Mucho más que arrojar pintura a una tela

Pintar una camisa y que el resultado sea bueno, es un arte. No hay que pasar por una certificación para que en una tarde la creatividad se active y quieras hacer una innovación en el closet. Pero nunca está de más leer o informarse un poco sobre cómo hacerlo. Todo en pro de que nuestra camisa quede pintada de la mejor manera. Así podremos lucirla en la ciudad y no decidiremos usarla solo de pijama.

Cómo pintar una camisa con colorantes 1

En fuentes tales como YouTube se encuentran tutoriales que invitan a hacer una intervención nosotros mismos. Y por la diversidad de personas que han pintado sus camisas y lo han publicado en Internet se puede conseguir información localizada. Esto significa que puedes escuchar nombres y referencias para cada quien según la nación o la región. Por ejemplo en México, un tinte que se llama caballito en otros países es conocido por otros nombres. Pero todos estos comparten unas indicaciones de uso similares.

Indicaciones sobre los tintes y las telas

La mayoría de los tintes o pinturas de tela tienen un proceso de aplicación parecida. Ellos por lo general pueden alcanzar para dos prendas máximo. Y la fijación del color en la tela puede ser más efectiva con un secreto que guardan las abuelitas, y es el de ponerle sal a la mezcla. Es un consejo viejo: diluyendo una cantidad de sodio, puede que en las primeras lavadas pierda menos cantidad de color de lo que generalmente lo haría.

Cómo pintar una camisa con colorantes 2

Al someter una tela a una recolorización, antes de volverla a usar se debe lavar un par de veces para quitar los excesos. Se evita así que el color destinado a la camisa termine en otras prendas o en la piel.

Puede ocurrir que después de un arduo y cuidadoso trabajo de tintura, resulte que la absorción del color fue mínima. Esto siempre es decepcionante, puesto que en el proceso ya se desechó mucha agua colorada que pudiera pintar realmente otra pieza. Esto dependerá del porcentaje de alicramiento o  de fibras sintéticas que tenga la tela. Por eso es bueno saber que las telas algodonadas absorben mucho mejor el color.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 3 =