Cómo perforar las orejas

La perforación de las orejas es una práctica que usualmente se realiza en los lóbulos inferiores de las orejas, sin embargo, la perforación de otras áreas externas de la oreja se ha convertido en moda.  Si deseas probar con esta tendencia, puedes perforar las orejas tú mismo. A continuación te explicamos cómo.

piercing-1213442_960_720

Pasos para aprender a hacer la perforación

Perforar las orejas requiere de haber pensado si estás totalmente seguro de tomar esta decisión. Primero, escoge cuál área de tu oreja deseas perforarte.  La más común y la menos dolorosa para perforar las orejas es el lóbulo inferior. Otra área bastante común se encuentra justo arriba del lóbulo, conocida como zona helicoidal.

Consigue una aguja que esté esterilizada. Si no tienes una, puedes colocar el extremo de la aguja al fuego por unos 10 segundos.  Para perforar las orejas también puedes comprar en una tienda especializada unos aretes conocidos como “abridores”. Debes revisar que sus extremos estén puntiagudos y afilados. Lava la aguja o los aretes con agua oxigenada.

17152-a-woman-washing-her-hands-pv

Procedimiento de perforación

Perforar las orejas requiere de un cuidado e higiene especial, lávate las manos con agua y jabón, y si lo deseas, usa guantes de látex.

Limpia tus orejas con agua oxigenada o con alcohol isopropílico. Coloca hielo por unos minutos en el área que vas a perforar, por delante y detrás. Al retirar el hielo verifica que el área quede entumecida, así sentirás menos dolor.

Coloca la aguja perpendicularmente a tu oreja y, cuando estés listo, introduce la aguja con delicadeza.  Cuando atravieses la oreja, retira la aguja y colócate unos aretes. Lava el área todos los días con agua oxigenada.

Debes dejarlos hasta que tu herida sane, aproximadamente durante dos semanas.  Si en algún momento tu perforación empieza a sangrar, retira los aretes y presiona con una toalla de papel hasta que cese. Si el sangrado no se detiene, consulta con un médico o un especialista.

800px-GirlWithEarring

Recuerda que al perforar las orejas existe un riesgo a que se genere una infección, por lo que no olvides limpiarlas todos los días.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + nueve =