Cómo evitar el mal olor corporal

Cómo evitar el mal olor corporal
Valor este articulo

Cómo evitar el mal olor corporal

El tipo de olor que expide nuestro cuerpo dice mucho sobre nuestro estado de salud. Tener un mal olor tiene dos causas: falta de salud o falta de higiene. Aunque parezca un tema banal y superficial, siempre es importante prestarle atención a los olores que despide nuestro cuerpo.

Conoce tu cuerpo y descarta enfermedades

En primer lugar y para mejorar nuestro olor, debemos asegurarnos que este no refleje ninguna deficiencia física o algún exceso físico. Por ejemplo, si tenemos una abundante sudoración que nos otorga un olor desagradable, podemos sufrir de trastornos de la alimentación o de los riñones, aunque también puede ser genético.

Cómo evitar el mal olor corporal 1

Incluso el estrés puede causar este tipo de inconvenientes. Es por ello que una visita al médico es conveniente para chequear nuestro estado de salud. Ello nos dirá los niveles de estrés que tenemos, y los correspondientes exámenes pueden descartar alguna afección en los riñones y uno que otro malestar físico. Luego de que se determina la causa, aplicamos un tratamiento adecuado para el malestar y nuestro olor corporal debería estabilizarse. Sin embargo, y si no es nuestro caso, es importante que se mantenga una buena higiene en el cuerpo.

 

Cuida los olores de tu ropa

Como un órgano que respira y transpira, la piel es sensible a la absorción de olores. Es por ello que debemos vigilar bien todo lo que tenga contacto con ella. Por ejemplo, si nuestra ropa quedó con un aroma en específico, es posible que la piel también adquiera ese olor. Por ende, debemos tener cuidado con el proceso de lavado de nuestra ropa para que quede en óptimo estado.

Otro método es acostumbrar a la piel a un olor específico con cremas corporales. Si aplicamos esta crema siempre, luego del baño, nuestra piel se acostumbrará a cierto nivel de pH, lo cual determinará el olor que expondrá.

Cómo evitar el mal olor corporal 3

Utilizar productos de buena higiene corporal siempre es importante. Verifica además el tipo de desodorante que utilizas, y si en efecto te sienta bien. Si tu desodorante actual no te ayuda, puede tratarse de una reacción alérgica o simplemente de una incompatibilidad entre tus genes y la composición del producto.

Algunas personas deben limitarse a usar desodorantes de olor neutro, puesto que aquellos con perfume más bien acentúan su sudoración o el mal olor. Si este es tu caso, es solo cuestión de probar con otra marca, o usar la versión neutra de la marca que actualmente usas.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 12 =