Cómo hacer un desodorante casero

Cómo hacer un desodorante casero

Para muchos, los desodorantes suelen ser el producto más detestado. Ya sea por su olor, porque mancha tu piel o tu ropa, por la reacción que genera en tu piel o por su textura e incluso por la sensación posterior a su aplicación. Encontrar un desodorante que cumpla su función y te haga sentir a gusto es casi imposible.

Muchos son los desodorantes que carecen de un olor demasiado notorio como para recordar su aplicación unos minutos después de haberte puesto tu camiseta. Esto no es del todo negativo. Quiere decir que no representa un alto riesgo para nuestra piel o incluso para nuestra ropa. Dicho esto, la mayoría de las veces deseamos que, aunque el olor del desodorante no acapare el de nuestro perfume o loción, podamos percibirlo.

Cómo hacer un desodorante casero

Inconvenientes

La textura del desodorante termina siendo desagradable para muchos. Sea por su sensación pastosa o de humedad. Afecta el área de nuestra ropa que hace contacto con la axila lo que genera manchas de humedad o de color blanco en nuestra prenda.

Sobre los desodorantes de aerosol, apartando el aroma y sensación tras su aplicación, se genera un nuevo problema que va mucho más allá de nuestro entendimiento, pues por lo general este tipo de desodorantes contienen sustancias que no solo representan un riesgo para nuestra salud sino también para el medio ambiente.

Además, es importante saber que la mayoría de los anti-transpirantes en el mercado poseen un alto contenido de sustancias químicas cuyo efecto en la piel ha sido comprobado como dañino de manera considerable.

Cómo hacer un desodorante casero

Razón por la cual, al igual que con otros productos, es mejor optar por aquellos elaborados a base de productos naturales, o simplemente crear los propios que sabemos solo contendrá productos que ya conocemos.

Desodorante hecho en casa

Para hacer tu propio desodorante, el único ingrediente que quizás desconozcas será el bicarbonato de sodio. A pesar de ser un compuesto químico se encuentra como mineral en la naturaleza. Por tanto, a diferencia de otros compuestos, no representa un alto riesgo para la salud. Por el contrario, tiene infinidad de usos domésticos.

Primero, rallarás las cascaras de naranja y limón. Luego pondrás a calentar tu ralladura con agua hasta que hierva. Filtras y reservas para posteriormente añadir al menos una taza de sal marina y tres cucharadas de bicarbonato de sodio. Todo esto lo mezclarás hasta lograr una pasta que te servirá como un excelente desodorante.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − cinco =