Cómo dar un buen masaje en la espalda

Los masajes son el conjunto de fricciones, impactos y presiones que se realizan con las manos en determinadas partes del cuerpo, con un ritmo, intensidad y amasamiento constante que sirven para el relajamiento de los músculos que se encuentran tensos, con algún tipo de dolor o simplemente para un fin estético.

Cómo dar un buen masaje en la espalda

Adiós al estrés

Estos masajes ayudan a la movilidad de ciertas partes del cuerpo, a la circulación de la sangre, reducir dolencias y el estrés.  En esos días en que llegas exhausto del trabajo y suelen doler todas las partes del cuerpo gracias al cansancio diario, ¿qué mejor de relajarse que con un buen masaje de espalda realizado de la manera correcta, que le suba el ánimo, la relaje y la haga olvidar lo engorroso que le ha sido el día? Un buen masaje de espalda siempre nos ayudará a sentirnos mejor y nos reconfortará.

Cómo dar un buen masaje en la espalda

Pasos para un buen masaje

Los masajes de espaldas son ideales para reducir el nivel de estrés en el cuerpo. Ayudan a conciliar el sueño, alivian los dolores, controlan la ansiedad y la depresión. A continuación, te dejamos los pasos para dar un buen masaje en la espalda para que enseñes a tu pareja y te compense de la misma manera.

1.- Tomar aceite para el cuerpo o crema. Llenamos nuestras manos y muñecas.

2.- Posteriormente posamos nuestras manos sobre la región lumbar de la espalada y de manera ascendente movemos nuestras manos dando fricción. Primero con el pulgar y luego con el resto de los dedos durante 1 o 2 minutos.

Cómo dar un buen masaje en la espalda

3.- Amasamos la espalda arrastrando el pulgar hacia el resto de los dedos mientras posamos la palma de la mano sobre la zona muscular deseada. Se empieza desde los glúteos, pasando por el cuadrado lumbar, fibras de trapecio, y finalizando en el cuello. Luego se repite el proceso hasta el trapecio.

Para finalizar el masaje y parecer un experto totalmente, coloca las manos en forma de abanico sobre el cuello y los hombros, haciendo presión con el pulgar y los otros dedos desde el centro de la espalda hacia los costados. Te aseguramos que dejarás impresionada a la persona a la que le apliques esta técnica.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + 2 =