Cómo crear un personaje teatral

Una de los aspectos fundamentales de ser un actor es la creación y preparación del personaje  teatral. Hay muchos aspectos tanto psicológicos como físicos que son indispensables tomar en cuenta para que el personaje resulte verosímil al espectador. Cada uno de los aspectos son importantes porque eso lo dota de una carga de humanidad.

Cómo crear un personaje teatral

La historia del personaje

Construir un personaje es pensar en su historia, en cómo fue su niñez y/o adolescencia, cómo fueron sus padres, sus errores y derrotas, sus victorias y sus fracasos. Es pensar en lo que él, como humano que siente, padece y aspira, desea para su vida futura. Es pensar en todos sus miedos, en sus quiebres, en lo que hace de ese personaje un ser con un secreto que revelar, un ser humano con el que alguno de los que está observándolo pueda sentirse identificado, aunque sea un poco.

Cómo crear un personaje teatral

Pensar en la psicología del personaje es vital para la puesta en escena, porque esa psicología, todo eso que conforma la historia y las posibles aspiraciones del personaje, se ven reflejados en la representación. Si el personaje cojea es por un motivo que forma parte de su historia, por ejemplo.

Pensar en las características físicas es igual de importante que pensar en su psicología. Primero porque es lo que el público ve. Es a través de estas características que los espectadores pueden inferir lo que se oculta en la psique del personaje.

Construir al personaje

Pensar en pequeños detalles como tics o manías, por muy tontos o pasajeros, o incluso invisibles que parezcan, pueden dotar de más humanidad y verosimilitud al personaje.

Cómo crear un personaje teatral

La forma de expresarse, la postura al caminar y el ritmo corporal revelan más de lo que cualquiera se podría imaginar, así sea inconscientemente. Decir una expresión en lugar de otra, puede dar a entender que el personaje no recibió educación, por ejemplo. Y la postura podría hablarnos de la clase social, lo que complementa el punto de la educación. El ritmo corporal podría decirnos que el personaje pasa hambre, tiene anemia o que nunca hace ejercicio.

Cada detalle en información que tengamos sobre el personaje, nos ayudará en el momento de darle vida, nos ayudará a pensar como él lo haría.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =