Cómo crear un buen equipo en tu trabajo

Cómo crear un buen equipo en tu trabajo

Desde muy pequeños nos han inculcado lo valioso que es trabajar por una meta en común. La moraleja que aprendimos es que siempre es mejor unirse para lograr una meta que parece demasiado compleja para un individuo trabajando solo. En el entorno laboral y de los negocios, este principio es más válido que nunca. Y para que puedas dejar evidencia de ello en tu trabajo, es importante que como líder estés convencido del éxito que puedes alcanzar si tienes un buen equipo de trabajo.

Para ser un líder es necesario cultivar la confianza en nuestra personalidad, en nuestros principios, y ser honestos con nosotros mismos. Muchos dicen que para ser un buen líder hay que nacer con esas características. Pero en ocasiones solo basta con tener las ganas y la disposición.

Cómo crear un buen equipo en tu trabajo 2

No mezcles tus afectos con tus estrategias

Cuando un líder tiene una idea sobre un proyecto específico, lo primero que debe hacer es conformar un equipo de trabajo. Lo más seguro es que llame a sus amigos y conocidos más cercanos. Sin embargo, esto no significa que es bueno aceptar personas en tu equipo solo porque forman parte de tu círculo de amistades.

Trata de elegir con mucha rigurosidad quienes van a conformar dicho equipo. Asegúrate de que tengan la disposición y las ganas de trabajar que tienes tú. La idea tampoco es obligar a nadie a participar en nada. Agregar a una persona a un grupo por las razones equivocadas traerá problemas e incomodidades con quienes accedieron por voluntad propia.

Elige personas con diferentes pensamientos o diferentes ocupaciones

En la diversidad vas a encontrar  muchas ideas que pueden fortalecer tu proyecto. Cuando tengas el equipo de trabajo conformado, trata de transmitirle empatía. Busca asegurar por medio de tu discurso que unidos pueden llegar a esa meta final, y que todos se verán beneficiados con el resultado.

Cómo crear un buen equipo en tu trabajo 1

La comunicación es importante dentro del equipo. A veces se suelen hacer muchas reuniones por un mismo problema. Esto es símbolo de que algo está fallando en la comunicación, que hace que siempre lleguen al mismo punto.

También es importante que recuerdes que un líder no es lo mismo que un jefe. El jefe suele mandar sin necesidad de generar confianza. El líder incentiva al grupo y es el responsable de que sus miembros se sientan capaces de lograr el éxito. Estas son las claves para consolidar un buen equipo de trabajo.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − cinco =