Cómo preparar una pechuga de pollo diferente

Las pechugas de pollo comúnmente son a la plancha o empanizada. Y eso nos deja un número finito de opciones a la hora de preparar algo diferente en nuestra cocina. Pero hay que definir bien cómo nos gustaría prepararla, ya que éstas no son las únicas formas. Debemos ser consciente de que con algunos condimentos y algunas técnicas nuevas podemos agregar y cambiar nuestra forma de preparar pechugas.

Cómo preparar una pechuga de pollo diferente

Un pollo diferente

Una de las formas que puede funcionar a la hora de hacer un pollo diferente es deshebrarlo, mezclarlo con una ensalada y aderezarlo. Puedes además partir la pechuga en cubitos y dejarla macerar en alguna salsa sencilla de jugo sazonador, con ajo en polvo y pimienta. También puedes freírla en un plancha caliente y le agregas pimientos en rebanadas. Realiza un guiso con champiñones, queso y pechuga de pollo para realizar unos tacos con tortillas de harina calientitas, que puedes acompañar con una salsa picante.

Cómo preparar una pechuga de pollo diferente

Puedes volver la pechuga de pollo una pasta para untar, mezclándola con un puño de nueces, crema y salsa inglesa para acompañar con pan tostado. Además, se puede moler la pechuga en crudo y mezclarla con pan molido y huevo para preparar unas hamburguesas de pollo.

Pechugas al horno

La diferencia de cocción también nos puede llevar a hornear nuestras pechugas, donde le pondremos sal. Podemos aderezar con queso y salsa (hecha previamente de mayonesa con mostaza). Extendemos nuestra mezcla por encima de los tranchetes de pollo y agregamos más queso rallado de tres sabores. Lo insertamos en el honor durante 20 minutos a 180 grados para gratinarlo los últimos 3.

Cómo preparar una pechuga de pollo diferente

Por otra parte, las pechugas de pollo enteras sin filetear  se pueden cortar en  trozos más o menos grandes, metemos los trozos en un bol con un huevo batido o dos, aceite de oliva, leche y dos dientes de ajo. Adiciona una rama de perejil muy picadita y se deja macerar. Luego se fríe en abundante aceite. Una técnica nueva, pero interesante de probar, así que inténtalo con tus pechugas de pollo.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × tres =