Cómo refrescarse en verano

Cómo refrescarse en verano

El verano es una de las estaciones del año más esperadas en todo el mundo. Implica festivales al aire libre, conciertos, playas, vacaciones y mucha pero mucha diversión. Pero lo cierto es que no todo siempre es tan perfecto cuando se habla del verano. Refrescarse y mantenerse sin calor, es en muchos casos un reto.

¿Cómo podemos evitar sentirnos presos del calor? Con estos prácticos consejos que leerás a continuación, aprenderás cómo refrescarte mientras te diviertes en la temporada más esperada por todos.

Cómo refrescarse en verano 1

 

Refrescarse estando en casa

Cuando pasamos tiempo de calidad en casa, nos queremos sentir a gusto. El calor causa efectos que van desde el estrés hasta una posible hipertensión por las altas temperaturas. Por esto es crucial refrescarse mientras se está dentro de casa.

Tomar una ducha por la mañana con agua fría o templada ayuda a nuestra sangre a refrescarse, al igual que a otros fluidos que corren en nuestro cuerpo. Otra solución es, después de la ducha, abrir las ventanas o puertas para que el aire de la mañana, fresco aún, entre a nuestras casas.  De ese modo podemos sentirnos frescos y ayudar a controlar la temperatura ambiente del hogar.

 

Cómo refrescarse en verano 2

Si tenemos un patio grande o jardín cerca de nuestra casa, lo más recomendable es regar las plantas en la mañana con agua fresca. Esto ayuda a que el aire sea más ligero y mucho más frío. Esta es otra sencilla alternativa para refrescarse en el verano. Usar ropa clara y tener una buena hidratación también son simples maneras de mantenerse fresco.

Refrescarse al aire libre

Estando fuera o al aire libre, refrescarse suele ser un poco más fácil. Pero hay ciertos factores de riesgo. Estamos mucho más expuestos que en casa a las condiciones del clima, no tenemos la ayuda de instrumentos como aires acondicionados o ventiladores, y solo dependemos de lo que nos brinda el lugar.

 

Cómo refrescarse en verano 3

Algunas de las recomendaciones incluyen usar ropa fresca, holgada y de algodón. Siempre es una opción fácil y cómoda para estar siempre fresco. Llevar una botella de agua fresca es vital. Podemos usar el agua para lavarnos la cara o el cuello y desde luego beberla. Esto ayuda a reducir el calor interno del cuerpo. Aclimatarse también es una opción para eliminar la sensación de calor. Tomar bebidas calientes ayuda a que nuestros cuerpos se sientan acorde a la temperatura, logrando que nos sintamos frescos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + tres =