¿Cómo organizar tu biblioteca?

La lectura es un hábito que no todos suelen tener, eso es un hecho. Pero hay quienes disfrutamos de ella y cada que adquirimos un nuevo libro somos felices. Sin embargo, el hecho de tener una biblioteca y que esta, no esté organizada, puede generar caos a la hora de encontrar algún libro.

Esta vez no vengo a enseñarte a elaborar una biblioteca personal, o algún portalibros, no. Más bien, mi propósito es darte unos pequeños consejos para organizar tu biblioteca personal. Así que presta mucha atención a cada uno de ellos.

Elige un método simple de organización.

Por lo general, las bibliotecas públicas suelen organizar sus libros a través del sistema decimal Dewey, sin embargo, hay quienes lo ignoran o no les interesa dicho sistema, por lo que recomendamos escoger algún método simple, en especial, si se trata de organizar una biblioteca personal.

Uno de ellos es el alfabético. Como su nombre lo indica, se trata de organizar todos los libros de tu biblioteca por orden alfabético (esto se hace con la inicial del apellido del autor). Probablemente te resultará más fácil encontrarlos de ese modo.

Otro método que puedes usar para organizar tu biblioteca es apilar tus libros por géneros. Para ello, puedes identificarlos con una etiqueta en la que especifiques el género al que pertenece. Esto es más común cuando se quiere organizar las obras literarias.

Para otros resulta más práctico organizar sus libros por color o tamaño. También suelen ser organizados por orden cronológico, y no me refiero al año en que fueron publicados, sino a la época en que ocurrieron ciertos sucesos.

Organiza y cataloga tu colección de libros.

Esta también es una muy buena forma de organizar tu biblioteca. Primero que nada, debes vaciarla por completo, y apila los libros en este orden: los que deseas conservar, los que por alguna u otra razón quieres donar, y aquellos que quieras vender. De ese modo te resultará más sencillo organizarlos.

Aunque, a ciencia cierta, a nadie le gustaría tener que vender o donar un libro, pero, en situaciones extremas, corresponde hacerlo. Viéndolo desde otra perspectiva, si se trata de un libro que ya no utilizarás, tal vez exista alguien que, si lo necesita y no puede adquirirlo, entonces, estarás contribuyendo en una buena causa.

Guarda en una caja los libros que venderás, y en otra, los que llevarás a donación. Luego, haz una lista con los que conservarás, y los organizarás por autor, géneros tópicos, color, tamaño, etc. Finalmente, ¡ubícalos en tu biblioteca según el orden que has escogido y muéstralos!

Si quieres mantener una biblioteca organizada, sigue estos consejos y verás la diferencia.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 4 =