Cómo motivarme a hacer más ejercicios

Cómo motivarme a hacer más ejercicios
Valor este articulo

Ninguna persona debe sentirse mal por el hecho de que ha fallado en sus intentos de comenzar a ejercitarse y dejarlo. A todos (no lo nieguen) nos ha sucedido.

Cómo motivarme a hacer más ejercicios

Las causas más comunes para que las personas comiencen a ejercitar, surgen de sentimientos negativos o impulsos del momento: miedo a padecimientos, mejorar apariencia física, rupturas amorosas, recuperar la salud deteriorada, promesas de año nuevo… y son muy pocos los que han obtenido así la constancia: que lo digan los dueños de gimnasio (las matrículas ascienden en el mes de enero, así como la gente que encuentra pareja en el gimnasio y ambos abandonan la rutina…)

En este momento, estás buscando una motivación real, que no te haga perder el tiempo y ejercitarte más. Podemos ayudarte a colar el ejercicio en tu vida diaria, y de esta manera, comenzar la rutina:

Buscando un motivo para ejercitarse.

Buscar el motivo para ejercitarse, es relativamente sencillo. DESCARTA LA NEGATIVIDAD, y piensa cómo te verás dentro de un año, cuando la constancia se encuentre completamente asentada en tu rutina, imagina tu abdomen, tu apariencia general, y las cosas que podrás lucir cuando te encuentres en la línea.

Siempre es bueno tomar un ejemplo a seguir. ¿Te gusta un artista en particular? Chequea en las redes sus rutinas de ejercicio (si las publica, claro está), y observa que, por más que tengan una agenda apretada, el entrenamiento les es sagrado.

Además de la resistencia física que adquieres, lucir un cuerpo que te agrade más, no está mal. Todo es cuestión de auto mejorarse, y nada mejor que el ejercicio para ocupar las horas muertas que se suelen tener, en especial si te encuentras de mal humor, triste, o ansioso.

Haz de los sentimientos negativos, las calorías a quemar. Quema las malas energías, el stress, el aburrimiento y el desgano.

Sal a hacer tus mandados a pie. Sal a pasear, usa más las escaleras, y haz más seguido las labores de la casa. No siempre es necesario anotarte en un gimnasio, checa en tu ciudad, a través de las redes sociales, los grupos de personas que se ejercitan, aquellos a los que te puedes unir, y ¡comienza algo distinto, como para variar!

Desempolva la bicicleta, únete a los ciclistas que salen al final de la tarde en grupo. Sal a correr al parque (y lleva a Fido), ve a una cancha deportiva y hazte invitar a un partido ¡no necesitas ser un atleta para mezclarte entre un grupo que juega basquetbol o fútbol! Conocerás gente asombrosa, saldrás del aburrimiento, y llenarás tu agenda con actividades gratificantes.    

Buscando la mejor compañía para hacer ejercicio.

Aunque seamos lobos solitarios, ejercitarse requiere “compañía”. No necesariamente la de tu amigo, que te dirá que no puede un día sí y otro también, ni la compañía de otras personas en la misma condición de buscar cómo motivarse también, ya que el día que uno “ponche la llanta”, ambos se quedarán en casa. Así de sencillo.

La mejor compañía para ejercitarte, es TU motivación. Así no debes esperar que la falta de energías ajenas, empañe tus propósitos.

¿Qué tal hacerte un mega playlist musical que te mueva? Nada mejor que hacer hasta el ejercicio más sencillo, acompañado de un ritmo que te invite a moverte, un ritmo que no te haga pensar cosas pesadas, libere tus endorfinas, y aprende a disfrutar esos momentos de soledad, lanzando las preocupaciones a un lado, y haciendo algo por ti.

Cómo motivarme a hacer más ejercicios

No te vamos a negar que encontrarás amistades en el camino, pero las mejores cosas ocurren cuando te encuentras buscando algo más ¿qué tal si eso que debías hacer era ejercitarte? Es una serendipia. ¡Aprende a usar eso a tu favor!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =