¿Cómo limpiar oro?

¿Cómo limpiar oro?
Valor este articulo

¿Cómo limpiar oro?

El oro es un material de mucho valor adquisitivo como para permitir que nuestras joyas y adornos queden arruinadas por el paso del tiempo ya que si bien, este material se caracteriza por mantener su brillo aun después de años y años, en este tiempo el polvo y la grasa que se adhiere a su superficie puede generar suciedades y manchas que arruinen su estética.

Hoy queremos compartir con ustedes una guía en la que podrán aprender cómo limpiar el oro. Siempre utilizando técnicas sencillas que pueden realizar en sus propias casas y con materiales que comúnmente tienen allí o pueden adquirir por precios económicos en tiendas de barrio. Nada complicado.

¿Cómo limpiar oro?
¿Qué necesitamos? – Materiales

  • Detergente
  • Paño suave
  • Pasta dental
  • Cepillo dental
  • Amoniaco
  • Colador de metal

Cómo limpiar oro paso a paso
1. Comenzaremos por entibiar un poco de agua y mezclarla con algunas gotas de detergente, ese que comúnmente utilizamos para lavar los utensilios de la cocina. Siempre asegúrate que se trate de agua tibia, nunca agua hirviendo porque podría causar daños y mas si tienen las joyas de oro tiene piedras o apliques pegados.

resim

2. Espera algunos minutos a que el agua enjabonada haga efecto y luego retira para refregar con el cepillo de diente.
Te recomendamos utilizar uno de cerdas suaves y no aplicar demasiada presión para no causar daños en la pieza de oro, simplemente refriega en movimientos circulares para eliminar las manchas y la grasa.

resim

3. Si todavía quedan manchas, entonces aplica un poco de crema dental. Agrega algunas gotas de agua a la pasta para que tome una consistencia mas liquida y sea más fácil de manejar.
Continúa refregando con el cepillo de dientes para seguir con la limpieza.

resim

4. Si todavía las manchas están rebeldes, entonces agregaremos 1/6 parte de amoniaco a un recipiente con agua fría y sumergiremos allí la pieza de oro que queremos limpiar.
Retiramos con un colador de metal ya que no puede tener contacto con nuestra piel y lo colocamos bajo el agua fría del grifo para enjuagar.

5. Cuando hayas terminado,  solo tendrás que secar con un paño suave para dar brillo.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 1 =