Cómo hacer unas persianas romanas

Cómo hacer unas persianas romanas
5 (100%) 1 vote

Cómo hacer unas persianas romanas

Siempre necesitamos unas persianas para cubrir esas ventanas de la casa. Se puede tener una vista increíble, pero cuando queremos un poco de privacidad, los vecinos pueden estar viendo con más facilidad lo que estás haciendo en tu casa. Pueden notar las cosas que tienes, y te estarías exponiendo un poco. A veces hasta el sol, puede dañar los muebles, y es más fácil que se dañen y el color se les vaya quitando poco a poco. Para cuidar los muebles que tengas en tu casa, lo recomendable es que utilices persianas en todas las ventanas, donde llegue la luz del sol directamente. Para eso, te explicaremos como hacerlas. Esta es la lista de los ingredientes que vas a necesitar:

  • Telas (del color y tamaño que prefieras). Lo recomendable es que sean un poco más largas y anchas que tus ventanas, para que puedan cubrirse totalmente.
  • Tijeras especiales para cortar tela.
  • Alfileres.
  • Cinta para tubo.
  • Hilos.
  • Aguja.
  • Plancha para ropa.
  • Tablón de madera.
  • Clavos.
  • Nailon.
  • Engrapadora.

Cómo hacer unas persianas romanas

Procedimiento

Plancha la tela y el forro. Mide el ancho y largo de las ventanas, donde colgará las persianas. Corta la tela agregándole 1,27 centímetros de cada lado y 10cm de largo. Toma el forro y marca con alfileres las medidas para colocar la cinta para tubo. La primera fila de cinta debe quedar a 12,7 cm (5 pulgadas) de la parte inferior. La siguiente fila debe quedar a 20,3 cm (8 pulgadas) y repítelo con tres filas más a una distancia de 20,3 cm (8 pulgadas) cada una.

Sujeta la cinta con alfileres. Coloca la cinta de modo que la parte inferior de la misma quede justo encima de los alfileres que sirvieron para marcar. Después, coloca la siguiente fila de cinta, de nuevo por encima de la marca que hiciste con los alfileres. Sigue colocando con alfileres las filas de cinta hasta que tengas cinco filas completas. Hilvana la cinta en el forro. Cose el forro a la tela. Recorta las esquinas inferiores y dale la vuelta para dejar el lado derecho hacia fuera, asegurándote de sacar las esquinas con cuidado. Plancha el borde de la persiana.

Para finalizar

Busca una lama de algún tipo para empujarla en la parte inferior de la persiana. Desliza la lama entre la tela y el forro hasta la parte inferior de la persiana. Luego, cose de nuevo la cinta. Cose con cuidado en el agujero. Mide el tablón de 2,5 x 5 cm, y córtalo para que quepa dentro del ancho de la ventana (para la prueba, se usó uno de 116 cm); alista las clavijas, armellas cerradas, velcro, cable de nailon y el sostenedor de cable. Usa la tela sobrante, para “tapizar” el tablón de 2,5 x 5 cm. Engrapa el lado “duro o macho” de la cinta de velcro a un borde del tablón. Cose el lado “suave o hembra” del velcro al lado del forro de la persiana.

Cose ambos lados del velcro. Mide y perfora unos agujeros para las pequeñas armellas cerradas. Junta todo con el cable de nailon. Solo para asegurarte de que el nudo no se desate en el futuro (porque el cable de nailon puede ser resbaladizo), trata de coser el nudo con una aguja e hilo regular. Inserta las clavijas en los pequeños bolsillos que se encuentran en la parte inferior de la cinta para tubo. Por último, tira de la persiana para subirla y ajustar los pliegues.

Cómo hacer unas persianas romanas

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + dieciocho =