Cómo hacer un risotto de pollo

Cómo hacer un risotto de pollo

El risotto es una comida o plato originario de Italia. Y en cualquiera de sus presentaciones resulta un verdadero lujo para el paladar. Es de esos platos que una vez que las pruebas, no quieres ni puedes dejar de comerlos.

Una ventaja de este platillo es que existen muchas formas de prepararlo. En esta oportunidad, hablaremos de una receta convencional entre las tantas versiones de risotto. El que tiene pollo en su preparación es realmente el más básico, pues su grado de complejidad no es tanto, al menos al hacer comparaciones con otro tipo de risotto.

Cómo hacer un risotto de pollo 1

A la hora de saber cuál es el mejor risotto, todas las comparaciones son innecesarias. Lo importante en realidad es el sabor final de la preparación y cada persona tiene su forma de hacer las cosas, así como su sazón. Lo importante es prepararlo y una vez que lo hayas hecho la primera vez, las posteriores serán cada día un poco mejores. Llegará un punto en que te convertirás en especialista de esta preparación.

Esta comida es ideal para un almuerzo o una cena, con motivo de alguna celebración especial donde puedas demostrar tus capacidades culinarias. Lo mejor de todo es que la preparación es realmente sencilla y sin demasiados ingredientes. Esto implica que la inversión en dinero es mínima, a comparación del resultado final que vas a obtener el cual será mucho mayor. Ahora veremos los ingredientes y la preparación del risotto de pollo.

Ingredientes

  • ½ kilo de arroz.
  • Un pollo cortado en tiras.
  • ½ litro de caldo de pollo.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • 20 ml de vino blanco.
  • Queso parmesano rallado.
  • Mantequilla de 20 – 25 gramos aproximadamente.
  • Sal y pimienta.

Cómo hacer un risotto de pollo 2

Preparación

Pica la cebolla y colócala en una sartén junto con el pollo. Deja que se dore bien el pollo, vigilando para evitar que se queme la cebolla. En este punto, precede a añadir el vino blanco y se deja cocinar por un tiempo de 15 minutos, tapado. Mientras esto sucede, puedes poner a calentar el caldo de pollo en una olla.

Incorporamos en la sartén el arroz, y refreímos bien junto al pollo y la cebolla. Cuando el caldo esté bien caliente, procedes a agregar una cucharada de caldo al arroz. Remueve hasta que el caldo se evapore y repite el proceso hasta que se acabe el caldo y el arroz esté en el punto adecuado. En una fuente para comer, coloca la nuez de mantequilla y sirve el arroz.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 12 =