Cómo hacer un germinador trasplantable

A todos los aficionados a las plantas les ha pasado que, después de que su germinador le hace brotar la nueva planta desde una semilla, al momento de pasarla a una maceta se rompe el tallo o se muere la plantita. Por eso es bueno saber cómo hacer un germinador trasplantable, que permita pasar ese retoño al terreno definitivo o la maceta sin contaminar el suelo, permitiendo que se salve la nueva planta.

Cómo hacer un germinador trasplantable

Elementos necesarios

Necesitamos un cartón de huevos vacío, tierra de sembrar o abono, una cuchara plástica y semillas. Para obtener las cáscaras, abriremos un pequeño hoyo en una de las puntas del huevo, por allí dejaremos salir todo el contenido y esperamos a que escurra bien. Es importante que no queden restos de huevo dentro del cascaron para evitar que se debilite. Solamente necesitamos ablandar la zona por donde tenemos que cortar para crear los vasitos de cáscara.

Cómo hacer un germinador trasplantable

Ahora tenemos que cortarlo, humedecemos un trocito de papel en forma de cinta con vinagre y sal. Ahora rodeamos la cáscara con esta cinta y dejamos que seque encima.

Una vez seco, usaremos una hojilla de rasurar para cortarlo con sumo cuidado, quedando entonces 2 pequeños vasitos a los cuales les dejaremos los residuos de calcio y en ellos colocamos papel mojado y las semillas, no más de tres.

Cómo hacer un germinador trasplantable

Colocamos en el cartón y a diario regamos hasta que germinen. Una vez crecido el retoño, cortaremos con la hojilla el hoyito donde al comienzo colocamos la cáscara con semillas y lo trasplantamos a la maceta o terreno sin tocar la plantita. Cubrimos con tierra de sembrar ayudándonos con la cuchara y listo, solo falta regarla y colocarla a la luz solar para que crezca. Las cascaras de huevo se descomponen y si está en terreno es mucho más rápido.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + siete =