¿Cómo hacer ravioli?

El ravioli es el nombre que se le da al tipo de pasta rellena con diversos ingredientes. Generalmente es de forma cuadrada y cuando es servido en la mesa se suele acompañar con alguna salsa de manera abundante. Las más populares son: la salsa pesto, napolitana o bechamel.

¿Cómo hacer ravioli?

¿Qué necesitas?

Para saber cómo hacer ravioli lo primero que debes hacer es limpiar tu área de trabajo. Amasaremos, así que, debes tener tu cocina limpia y sin algún utensilio fuera de su lugar.

Para la masa

  • 375 gramos (3 tazas) de harina de trigo
  • ½ cucharadita de sal
  • 2 huevos
  • 50ml de aceite de oliva
  • 120 ml de agua
  • c/n Harina de trigo para espolvorear y amasar

¿Cómo preparamos los raviolis?

Casca dos huevos en un recipiente y bátelos con un tenedor. Incorpora los 120ml de agua, los 50ml de aceite y la ½ cucharadita de sal. De los 375 gramos de harina deberás hacer una división en tres partes. Con un tenedor integramos la mezcla de líquidos a la harina de trigo. Cuando veamos que no tiene grumos, añadimos la primera parte y así iremos trabajando hasta integrarla toda. Dejamos a un lado el tenedor y amasamos con las manos en el recipiente.

La masa estará lista cuando notes que no se pega al recipiente y no tiene grumos. Esparce un poco de harina de trigo en el espacio que designaste para amasar, saca la masa del tazón y trabaja con ella por alrededor de 10 minutos. El tiempo es muy importante a la hora de amasar una mezcla para pastas, ya que de esto dependerá la elasticidad que tenga el resultado final.

¿Cómo hacer ravioli?

Cuando esté lista, espolvoreamos un poco de harina de trigo al rodillo que utilizarás para estirar la masa. No importa qué tan larga sea la masa una vez estirada, lo realmente importante es su grosor: 3mm. Con un cortador de galletas, un cuchillo o con un vaso podemos cortar la masa, eso sí, siempre y cuando todas sus partes queden iguales.

Rellenamos la masa con una cucharada de la preparación que hayas hecho anteriormente y que tengas lista para el interior de tus raviolis. Mojamos los dedos en agua fría y humedecemos los bordes de cada lámina de masa, colocamos otra por encima, las pegamos y sellamos con un tenedor. Repetimos el proceso con todas las láminas y ¡es todo! Así tendrás listos tus raviolis.

¿Cómo hacer ravioli?

Si lo deseas, puedes congelarlos para mantenerlos frescos y sacarlos cuando desees comerlos. En caso contrario, cocínalos en agua caliente, tal como sueles hacer con el resto de pastas.

Para acompañar tus raviolis puedes preparar una deliciosa salsa, la cual conocerás en el siguiente enlace: https://comolopuedohacer.com/la-salsa-pasta-perfecta

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − 1 =