Cómo hacer manteles pequeños

Adornar la mesa puede ser más que un simple detalle, todo un arte, pero no es algo tan difícil de hacer, solo requiere un poco de paciencia y su debido toque de ingenio, para aprovechar telas y manteles más grandes a fin de cómo hacer manteles pequeños. Estas son algunas formas de hacerlos.

¿Cómo hacer manteles pequeños de uno más grande?

Comenzamos revisando la tela, para descartar las áreas manchadas o corroídas, procedemos entonces a tomar una medida estándar. Usaremos las zonas del mantel grande que tengan figuras en buen estado, si no tiene figuras la tela, sino que es unicolor, entonces buscaremos hacerlos todos del mismo tamaño y dejando un espacio en cada uno de ellos para luego hacer un decorado, que puede ser un bordado o una pintura. Para realizar una pintura, primero trazamos un patrón con lápiz borrable sobre la tela sin afincarlo, luego hacemos el dibujo usando la pintura definitiva y dejamos secar por separado.

Como hacer manteles pequeños a partir de retazos

Tomaremos los retazos de tela que queramos usar, buscando las mejores partes, ahora vamos a proceder cortar triángulos, rectángulos, cuadrados y otras figurillas geométricas como un trapecio y un rombo, al terminar de cortarlas, comenzaremos a unirlas, pero simulando armar un tangram, el diseño quedará totalmente diferente a cualquier otro de los manteles grandes, por último, para unir esos retazos y transformarlo en un solo mantel, usaremos un cosido a máquina o a mano, con puntadas sencillas para no engrosar la zona de las costuras demasiado, ya que esas áreas servirán como anti resbalante para los platos y demás utensilios que sobre ellos se coloquen, es importante que todas las telas tengan textura parecida o al menos parecida.

Siguiendo estos pasos, tendrás unos manteles pequeños muy decorativos para tu mesa, además de funcionales.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 15 =