¿Cómo hacer galletas saladas?

¿Cómo hacer galletas saladas?
Valor este articulo

Las galletas son un placer dulce que a más de uno encantan. Sin embargo, las galletas también pueden ser un deleite salado que igualmente nos fascinará. La hora de la merienda puede tener el mismo encanto con un postre salado que con uno dulce; siempre y cuando el postre sea delicioso y la compañía inmejorable, haciendo la velada fantástica. Aquí aprenderás cómo hacer galletas saladas.

Los ingredientes

Para hacer galletas saladas, sencillamente vamos a necesitar 250 gr de harina; 60 gr de mantequilla; una cucharada de polvo para hornear; 100 ml de leche y una pizca de sal. Si ya tenemos todos estos ingredientes en nuestra mesa, estaremos preparados; entonces, solo queda comenzar hacer galletas saladas, las cuales le darán un toque diferente a la merienda.

La preparación

Antes de empezar a hacer galletas saladas, es importante recordar que debemos precalentar el horno para que las galletas se cocinen de manera pareja, una vez las hayamos introducido. Dicho esto, continuamos con la preparación de nuestras galletas saladas.

El primer paso consistirá en mezclar muy bien la harina, el polvo para hornear, la sal y la mantequilla. Todos estos ingredientes debemos amasarlos muy bien, hasta que se homogeneicen. Entonces, iremos agregando la leche poco a poco mientras amasamos. Una vez agotada la leche, seguiremos amasando hasta que la masa no se pegue de los dedos. Es importante resaltar que hay que enharinar la superficie sobre la que masaremos, para evitar que la masa se pegue a la superficie.

Los pasos finales para hacer galletas saladas serán aplanar la masa con un rodillo hasta que quede pareja (no queremos galletas más gruesas que otras), luego cortaremos con el molde de preferencia, según la forma que queramos darles a las galletas. Iremos colocando las galletas en una bandeja bien engrasada a medida que las vayamos cortando hasta llenar la bandeja. Es importante que las galletas estén distantes unas de otras, para que no se peguen cuando crezcan por el calor. En este punto, meteremos la bandeja en el horno por unos 15 minutos aproximadamente. Cuando ya estén listas, las sacamos del horno y las dejamos reposar para que se enfríen antes de disfrutar.

¡Las galletas están listas! Ha llegado el momento de disfrutar de un placer salado que no dejará tu paladar indiferente. Son la compañía perfecta para un café, pues su sabor salado contrastará con el dulzor del azúcar del café y la leche. Dales a tus allegados esas tardes especiales.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − 6 =