Cómo hacer frosting de queso extra firme

Cómo hacer frosting de queso extra firme
5 (100%) 1 vote

Cómo hacer frosting de queso extra firme

El frosting, sin duda es una de las recetas más utilizadas para la decoración de cupcakes, y es que su versatilidad es tal, que puedes agregar casi cualquier ingrediente a la receta base para darle un toque original y gustoso a tus cupcakes.

Este glaseado cremoso siempre acompaña a nuestros cupcakes, no solo para decorarlos, también para darle un sabor especial. Usualmente el frosting tiene una base de azúcar pulverizada con agua y leche (según el caso) y puede agregársele mantequilla, claras de huevos, chocolate, queso, nata, crema, vainilla, galletas, etc. Casi cualquier ingrediente que se te ocurra para darle el sabor y firmeza que desees.

Y hablando de firmeza, muchas veces cuando hacemos un glaseado, este no queda tan firme como deseamos, terminando en todos lados menos encima de nuestros cupcakes. Es por ello, que te enseñaremos a cómo hacer frosting de queso extra firme, para que tu decorado permanezca donde debe.

El frosting de queso se utiliza para darle firmeza al decorado. En vez de utilizar mantequilla como base, usamos un buen queso crema lo que le resta sensación grasosa y es menos dulce. Se utiliza a partes iguales con el azúcar.

Para esta receta vas a necesitar:

  • 200 gr de azúcar pulverizada tamizada.
  • 250 gr de queso crema.
  • Vainilla.
  • 10 gr de gelatina sin sabor en polvo.
  • Media taza de agua.

Cómo hacer frosting de queso extra firme

Preparación

Lo primero es hidratar la gelatina. La ponemos en el agua y la dejamos a un lado. Mientras, colocamos el queso crema en la batidora hasta que tenga consistencia cremosa. Revisamos que la gelatina esté hidratada y la colocamos al microondas unos minutos hasta que se vuelva líquida. Déjala reposar, mientras vas incorporando el azúcar al queso crema, junto a la vainilla a velocidad baja.

Finalmente, añades la gelatina sin sabor. Podrá parecer que el frosting pierde consistencia, pero eso es porque la gelatina aun no cuaja. Coloca en otro recipiente el frosting y llévalo a la nevera por 20 minutos. Una vez pasado el tiempo, podrás colocarlo en tu manga pastelera y decorar tus cupcakes con un glaseado firme.

Los frosting que contienen queso, usualmente deben usarse para decorar los cupcakes el mismo día que se van a presentar, es lo ideal. Sin embargo, por su base cremosa pueden conservarse en la nevera sin problemas por poco tiempo. Así evitamos que el bizcocho se seque.

El frosting puede ser utilizado tanto para cubrir y decorar los cupcakes como para rellenarlos. No está de más que un cupcake esté lleno de sabor por todos lados.

Cómo hacer frosting de queso extra firme

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + dos =