Cómo fotografiar niños

Cuando tienes hijos, sobrinos, primos o niños pequeños en tu familia, es normal que quieras fotografiarlos prácticamente todos los días para guardar fotografías que les recuerden, cuando crezcan, aquellos años de inocencia. Sin embargo, ¿has pensado alguna vez cómo sería más fácil fotografiar niños?

Para nadie es un secreto que esta tarea suele ser un poco complicada, debido a la suma actividad de los más pequeños del hogar. Por ello, en este artículo te queremos enseñar cómo fotografiar niños con resultados eficientes.

Cómo fotografiar niños 1

Juega con ellos

Primero que todo, no los obligues a realizar una pose determinada. No hace falta siquiera que les avises que serán fotografiados. Lo ideal es que vean lo que haces como parte de un juego.

Cuando tengas todo preparado, invítalos a realizar alguna actividad determinada: mirar hacia su alrededor, jugar con un peluche o hasta comer. Generalmente este tipo de actividades inspiran a los niños y evitan que se sientan presionados a mirar hacia la cámara.

Las mejores fotografías de los niños son aquellas improvisadas. Las que tomas sin que lo notes, donde son ellos mismos y se divierten sin presión. Solo tienes que motivarlos y dejar que hagan algo que de verdad amen para poder capturar una sonrisa mágica. Las fotografías de los niños deben trasmitir su espíritu libre y su felicidad.

Adáptate a su tamaño

Para obtener mejores resultados, lo mejor es que tú te pongas a la altura de los más pequeños. Colócate agachado y, de poseer trípode, adáptalo al mismo tamaño que los niños. Una fotografía en picado no lucirá para nada bien. Debe parecer que las fotos están a su misma altura, de lo contrario, no se captura correctamente lo que transmiten.

Cómo fotografiar niños 2

Mientras más fotos, mejor

Ajusta la configuración del disparo de tu cámara en “ráfaga”, de esta manera evitarás perder cualquier instante interesante o alguna reacción divertida que hagan los niños. Siempre que fotografíes niños esta opción será la mejor.

Finalmente, entretenlos. No dejes que se aburran ni un segundo. De lo contrario, podrían empezar a sentirse incómodos y llorar. Puedes darle una golosina cada tanto para que esten contentos y en esos momentos también tomarles fotos.

Como recomendación final, evita que la sesión fotográfica sea muy larga. Como sabes, los niños suelen fastidiarse con facilidad. Procura tomar todas las fotografías que puedas, en los distintos sets, lo más rápido posible. Sin duda, colocar el disparo de tu cámara en modo ráfaga te ayudará para esto.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − uno =