Cómo distinguir a una llama de una alpaca

No, alpaca no es sinónimo de llama. Quizás no lo sabías pero estos animales, que a primera vista pueden parecer muy similares, son diferentes y hasta fáciles de diferenciar cuando nos fijamos en los detalles y en varios de sus rasgos o características físicas.

Puede que parte del problema para distinguirlas radica en el hecho de que, siendo parecidas, habitan en el mismo lugar. Las llamas y las alpacas son originarias de América del Sur, se encuentran especialmente en los países de la zona andina como Perú y Bolivia, por lo que también prefieren el mismo clima y hábitat. Hay ciertas zonas del cuerpo que nos dan las pistas suficientes para distinguirlas y, por supuesto, a continuación te las enseñaremos.

Cómo distinguir a una llama de una alpaca

Orejas, pelo y cara

Las llamas tienen las orejas más largas, elevadas y un poco más finas que las alpacas. Las patas y cuellos de las llamas también son más largas; en general, las llamas son más grandes (miden alrededor de 1,20m de altura y pesan cerca de 113kg) que las alpacas.

Cómo distinguir a una llama de una alpaca

Las alpacas tienen mucho más pelo o lana, sus orejas son más pequeñas, cortas y caídas. Las alpacas miden unos 90 cm de alto y pesan entre 50 y 65 kilogramos. La cara de las llamas es más alargada, mientras que la de la alpaca es más corta, pequeña y redondeada. Se puede obtener lana del pelaje de ambas, pero la de la alpaca es superior, porque es más suave; el pelaje de la llama es menor pero más grueso.

Usos de estos animales

Tanto las llamas como las alpacas fueron domesticadas (hace mucho tiempo) por el ser humano para su uso y provecho. Aunque son parecidas, se les atribuyen usos distintos. Por ejemplo, la llama se usa como animal de carga, ya que puede llevar cargas moderadas de hasta 50 o 60 kilogramos durante varios kilómetros, mientras que la alpaca se cría principalmente por su lana y no se le usa para llevar carga. Tanto la carne de la llama como la de la alpaca son comestibles.

Cómo distinguir a una llama de una alpaca

A pesar de su sociabilidad, la llama puede presentar un mal carácter y cuando está molesta se rehusará  a obedecer a su dueño, pateará, escupirá y no se moverá de lugar. Sin embargo, este comportamiento se presenta solo cuando es maltratada o cuando la carga es demasiado pesada para ella. La alpaca por su parte, no escupe, es más dócil y prefiere permanecer con su rebaño.

Para aprender más diferencias entre animales te invitamos a ingresar al siguiente enlace, donde conocerás cómo diferenciar a un caimán de un cocodrilo: https://comolopuedohacer.com/como-diferenciar-a-un-caiman-de-un-cocodrilo

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 15 =