Cómo cultivar tu intelecto

Cómo cultivar tu intelecto
5 (100%) 2 votes

Cómo cultivar tu intelecto

Cultivar tu intelecto y aumentar tus conocimientos no necesariamente significa leer miles de libros al año, ni limitar tus programas de televisión a documentales. Para cultivar tu intelecto no es necesario encerrarse en una burbuja aislada del mundo.

Una persona culta siempre busca expandir su mente, tener un mejor enfoque, aprender a mirar más allá de los que otros miran. Asimismo se esfuerza por ser mejor persona en todos los sentidos. No es tarea fácil, pero incluso las mentes más brillantes comenzaron desde cero. Estas son algunas claves  para cultivar tu intelecto.

Recuerda que tienes un límite

En primer lugar debes reconocer algo muy importante: nunca podrás aprenderlo todo. El ser humano de hoy tiene la misma capacidad de procesamiento de información de la que tenían los antiguos griegos. Por ende, nunca podrás asimilar todo el conocimiento disponible. Pero para compensar esto puedes tomar una de dos opciones: puedes decidir aprender mucho sobre unas pocas cosas, o aprender un poco acerca de muchas cosas que te interesen.

Cultivar tu intelecto también es ventajoso de varias maneras. Por ejemplo, si aprendes un idioma nuevo o varios, no solo podrás viajar a estos países con mayor facilidad, sino que también podrán aumentar tus oportunidades a nivel profesional. Lo mismo aplica si aprender a manejar algún software especializado o dominas algún tema en el que no todos se especialicen. Este tipo de conocimiento específico no solo aumenta tu conocimiento general sino que también te ayuda a ser más competitivo en el mercado laboral.

Actividades específicas para cultivar tu intelecto

Paracultivar tu intelectode forma efectiva, debes hacer un conjunto de actividades como las que te mencionaremos a continuación:

  • Leer prensa nacional e internacional.
  • Suscribirte a las publicaciones de entes como National Geographic, Discovery Channel, o cualquier fuente confiable de conocimiento
  • Viajar a distintos sitios de tu ciudad, tu país o incluso alrededor del mundo.
  • Ir a lugares completamente naturales y observar el medio ambiente.
  • Visitar bibliotecas.
  • Leer obras reconocidas de literatura mundial.
  • Practicar algún deporte o algún arte.
  • Visitar museos.
  • Conversar con personas que te reten y te hagan pensar (sin que busquen imponerte sus ideas ni tu imponer las tuyas).

No queremos decirte que las hagas todas a la vez, pero si comienzas dedicando algo de tiempo a algunas o a todas, verás cómo gradualmente pero efectivamente, comenzarás a ver el mundo de otra manera, y comprenderás la verdadera magnitud del conocimiento que posees.

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 3 =