Cómo bañar a tu gato efectivamente

Cómo bañar a tu gato

Tener una mascota es algo muy importante en nuestras vidas: hay que darle amor, cuidado y atención. Particularmente, tener un gato es un poco más complicado que otros compañeros ya que sus singularidades lo hacen delicado a la hora de un baño. Veterinarios recomiendan acostumbrar al animal al baño para poder mantenerlo sano, sin embargo, hay que observar que tipo de jabón se utiliza, porque los gatos se lamen. Pueden entonces intoxicarse. Aparte de eso, bañar a un gato es difícil si no se ha acostumbrado a esta actividad. A pesar de que los gatos y cachorros son capaces de limpiarse a sí mismos, a veces bañar a tu gato se vuelve necesario. Recuerda que vigilar su higiene trae buenos beneficios para ti en tu hogar.

Hay que construir una confianza con el felino

Hay que ganarse la confianza del felino en todo momento, si no será imposible dominarlo en el momento del baño. Si has decidido bañar a un gato, debes entender que no debes hacerlo todo el tiempo, que debe ser bajo especificaciones médicas y que debes tenerle paciencia. Los gatos pasan el 30% de su tiempo en el acicalado y que realmente no debes bañarlos más de una o dos veces al año, a menos que se ensucie demasiado. Así que, antes de meterlo al baño, es recomendable que le cortes las uñas. Para protegerte de los arañazos, debes asegurarte de cortarle las uñas un poco para que sea menos probable que te hiera mientras lo bañas. Esta recomendación es vital para tu sobrevivencia en el baño del felino.

Cómo bañar a tu gato

Prestarle atención siempre

Vigila el estado mental del felino. Recuerda que a ellos no les agrada la idea de un corte de uñas o de un baño. Así que, al menos otórgale dos días diferentes para hacer estas labores. Peina muy bien el pelaje de tu gato antes de proceder al baño. Esto es importante porque así te aseguras de que su pelo esté libre de enredos y nudos. De esta forma, podrás obtener un pelaje mucho más limpio y a un gato mucho más tranquilo. Descubre si a tu gato le gusta o no. Si es un caso negativo, espera dos o tres horas antes de darle el baño. Protégete a la hora de meter el felino al agua, conócelo. Si el gatito te muerde, debes proteger tus manos y tus brazos. Así ellos no quieran, puedes salir lastimado.

Trata de bañarlo con agua tibia, jabón neutro y conversando con él todo el tiempo. Esto lo ayudará a calmarse. Sécale el pelo con una secadora o al aire libre. Lo ideal es que ese proceso “traumático para él “sea muy breve.

Cómo bañar a tu gato

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − cuatro =