Cómo cerrar los poros de la piel de tu rostro

Cómo cerrar los poros de la piel de tu rostro
Valor este articulo

Cómo cerrar los poros de la piel de tu rostro

Muchas personas sufren de poros abiertos, la mayoría del tiempo. Este problema puede hacer que la suciedad, y otros agentes externos, se depositen en los poros de tu piel y traigan consecuencias graves.

Si bien es importante abrir los poros para limpiar tu rostro, también es de suma importancia cerrarlos para evitar que el trabajo de limpieza realizado se pierda. Para descubrir cómo cerrar los poros de la piel de tu rostro, te invitamos a que continúes leyendo.

Agua fría para cerrar

Seguramente debes saber que para abrir los poros es ideal utilizar vapor de agua, pues bien, para cerrarlos necesitas justo lo contrario: agua fría. Como sabemos que el agua, a esta temperatura, puede ser un poco incómoda, te recomendamos buscar un paño limpio y más o menos grueso, mojar una de sus puntas con agua, lo suficientemente fría, e ir pasándolo sobre las partes de tu rostro donde los poros se encuentran abiertos; como por ejemplo, la nariz, frente, pómulos y mentón.

¡Mascarillas!

Si eres fanática de las mascarillas una de las soluciones más efectivas para cerrar poros es utilizar clara de huevo. Este ingrediente natural hará que los poros se contraigan y, de esta manera, la suciedad no pueda impregnarse sobre tu piel. Lo único que tendrás que hacer es tomar una clara de huevo y mezclarla con dos cucharaditas de jugo de limón. Mezcla ambos ingredientes y obtendrás una pasta más o menos espesa. Cuando esté lista, aplícala sobre tu rostro y espera 30 minutos con ella puesta. Al finalizar el tiempo, enjuaga con abundante agua fría.

Si bien el limón es uno de los ingredientes que debes evitar colocar en tu rostro, porque puede producir manchas al entrar en contacto con el sol, su combinación con la clara de huevo únicamente te brindará beneficios visibles. Así que no te preocupes, esta mezcla funciona y realmente cerrará tus poros de forma inmediata.

Ten cuidado con los extremos

Retomando el agua fría, para cerrar los poros puedes buscar cubos de hielo y acercarlos a tu cara. Por supuesto, con un paño que funcione como aislante. Las bajas temperaturas extremas, sobre tu piel, pueden producir quemaduras. Con el paño lograrás que el frío no te afecte demasiado y tus poros queden totalmente cerrados.

Recuerda, es muy importante que cada vez que limpies tu rostro cierres tus poros. De lo contrario, estarás perdiendo tu tiempo, productos y dinero. Cada vez que realices tu rutina de limpieza tendrás que finalizar con uno de los pasos mencionados anteriormente.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + cuatro =