Cómo aprovechar la cañadonga

Cómo aprovechar la cañadonga
5 (100%) 1 vote

Es un árbol natural de América Central. Se utiliza como abortivo para el tratamiento de enfermedades del pecho. Esta planta ofrece grandes beneficios medicinales.

La cañadonga es un árbol frondoso, que da frutos alargados, envueltos en una vaina larga de color marrón. De este árbol se aprovecha las hojas, la corteza, el fruto y la raíz.

Hojas

Las hojas son utilizadas para los tratamientos de hongos.

Fruto

Su fruto se utiliza para bebidas que ayudan a combatir la anemia, por la gran cantidad de hierro que posee. También se puede usar como laxante, expectorante y depurativo.

Corteza

Se usa como antimicótico.

Las flores

Se utiliza como té para el sistema nervioso.

Té de cañadonga

El té de cañadonga es utilizado normalmente para personas que sufren de anemia. Este permite aumentar los niveles de hierro en la sangre. Este té se utiliza como infusión. Se seca la pulpa, una vez seca, se muele, y se pone a hervir en abundante agua, cuando está hirviendo se baja del fuego y se deja reposar.

Tomar de 3 a 4 veces al día.

Cómo aprovechar la cañadonga

¿Por qué consumir cañadonga?

Es una fruta rica en minerales y vitaminas.

Su fruta tiene un alto contenido en fibra, y aporta muchos nutrientes, aminoácidos, proteínas, calorías, y fosforo. Por lo que acelera el metabolismo de las grasas, y ayuda a quemarlas. También contiene fósforo, magnesio entre otros.

Beneficios

  • Sirve para la circulación y para el sistema nervioso.
  • Excelente cicatrizante. Fortalece los huesos y sirve para curar ulceras gástricas.
  • Aumenta el sistema inmunológico.
  • Aumenta los glóbulos rojos, combate la anemia.
  • Despejas las vías respiratorias.

Además de esto, con la cañadonga se pueden preparar ricos postres con ella.
Cómo aprovechar la cañadonga

Preparación dulce cañadonga

Los ingredientes para la preparación son:

  • 10 guamas de cañadonga.
  • 300 gramos de azúcar morena.

La preparación consiste en:

  1. Abrir las vainas de la cañadonga, y retirar todo el contenido de la pulpa, para terminar de guardar en un recipiente de vidrio.
  2. Poner toda esta pulpa en remojo con agua potable por espacio de 45 minutos. Pasado el tiempo, proceder a colar y retirar todas las semillas.
  3. Se incorpora el azúcar a la pulpa obtenida, previamente colada, y se lleva a fuego medio, revolviendo constantemente hasta que tome punto, es decir, que espese, y se despegue del fondo de la olla.
  4. Al estar lista, se retira del fuego, se pasa para un recipiente de vidrio y se come como postre, o en caso medicinal, como jalea de 3 a 4 cucharadas diarias.
  5. En algunos casos, este dulce se diluye con agua fría, y se sirve como bebida con hielo. Se toma a la hora del almuerzo.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =