Cómo hacer una mandala

Cómo hacer una mandala

Una mandala es un diseño complejo y abstracto, la gran mayoría tiene una forma circular; incluso mandala es una palabra sánscrita que significa “círculos”. Las mandalas tienen un pinto central de identificación, de este emana una serie de símbolos y formas.

Las mandalas pueden tener unas formas geométricas y orgánicas, incluso pueden tener imágenes reconocibles, que tienen un significado para las personas que la están creando. Esto se debe a que las mandalas representan la conexión con nuestro mundo interior y la realidad externa.

Diseñar nuestra propia mandala puede representar la conexión con nuestra fuente de inspiración y es muy terapéutico. Al momento de comenzar a dibujar nuestra propia mandala, se debe pensar en él como un eco del alma.

Recuerda que dibujar y colorear una mandala es una experiencia muy enriquecedora, ya que se mira dentro de uno mismo para encontrar la inspiración. Se puede diseñar una mandala para simbolizar el estado de ánimo. Sí deseas aprender a dibujarla, te diremos cómo lo puedes hacer.

Materiales

  • Lápiz.
  • Goma de borrar.
  • Compás.
  • Colores, cera, acuarelas o cualquier material para colorear.

Cómo hacer una mandala

Procedimientos

Lo primero que debemos hacer es un cuadrado en toda la hoja. Luego, con la ayuda de la regla y el lápiz dibujamos un punto en el centro del cuadrado, uniendo los vértices y el punto medio del lado.

Luego comienzas a dividir las líneas a tu preferencia y diseño. Cuando termines de dibujar el punto del centro del cuadrado, es más fácil dibujar los círculos con la ayuda del compás. Recuerda que puedes hacer tantas filas de estos puntos quieras.

Cuando tengas los círculos dibujados, es el momento para comenzar a dibujar los diseños que deseamos. Recuerda que a medida que dibujes más díselos, la mandala comenzará a volverse más compleja.

Como recomendación, debes mantener la calma y dibuja una forma a la vez; es importante que termines con un área completa del círculo para poder pasar al siguiente. Cuando termines de dibujar tu mandala, es momento de eliminar las líneas bases. Realízalo con mucho cuidado.

Y ¡listo!, tienes tu mandala para colorear a tu gusto. Las personas que diseñan sus propias mandalas demuestran que tienen libertad de elegir, tanto las formas como los colores que desean expresar su yo interno, o la visión de la realidad.

Recuerda que cada uno de las mandalas que diseñes es tuyo. Por lo tanto, tienes la libertad de usar tu creatividad y meditar para dibujar lo que te hace único, además que te permite relajarte completamente.

Cómo hacer una mandala

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 19 =