Las pecas, como todas las cosas en el mundo, suelen ser cuestión de gustos. Es decir, a muchas personas suelen gustarles las pecas y no sufren al tener