Cómo preparar una buena lonchera para la escuela

Cómo preparar una buena lonchera para la escuela

 

Ser padre es transitar por un largo camino en el que vas aprendiendo con aciertos y desaciertos.  Cuando llega la etapa escolar del niño, muchos se preguntan y se preocupan por su sana alimentación durante el tiempo que se ocupa en la escuela. Sin embargo, hay padres que le restan importancia a este tema, comprometiendo la salud del pequeño a largo plazo.

Estos padres no descuidan la dieta del niño porque no lo amen, o porque no les importe su salud. Seguramente piensan que cualquier problema médico podrá ser enfrentado con facilidad. Muchos de ellos también tuvieron infancias en las que comían sin cuidado. Ahora que son adultos, piensan que su hijo puede repetir la misma historia sin consecuencias.

Cómo preparar una buena lonchera para la escuela 1

Para preparar una buena lonchera o merienda, hay que considerar que esta parte de la alimentación es fundamental en la dieta  del niño. Esto nos hará conscientes de que deber ser equilibrada y nutritiva.

Ahora, ¿cómo lo hacemos?

La merienda debe poseer nutrientes esenciales. Estos se encuentran en lácteos, frutas, cereales y mucha  agua. Todo esto tomando en cuenta también los gustos del niño. Es decir, no es recomendable obligarlo a consumir algo que no le apetece, ya que lo más probable es que una vez esté en la escuela, no lo coma o lo intercambie con algún compañero, y no sabes qué comerá en su lugar.

El calcio es un elemento fundamental para el desarrollo de huesos sanos, y lo tenemos en la leche, el queso y el yogur. Muchos niños son intolerantes a la leche, así que puedes sustituirla por leche deslactosada y acompañarlo con cereales. También es importante incluir los jugos naturales y las  frutas frescas. Trata de incluir en las lonchera las que sean fáciles de comer como mandarinas, manzanas, peras, naranjas y piñas en rodajas.

Cómo preparar una buena lonchera para la escuela 2

¿Qué debes evitar?

Todo lo que contenga químicos es negativo para nuestra buena lonchera. Es menester evitar los snacks, ya que contienen sodio en exceso. Igualmente los jugos procesados, los refrescos o gaseosas. Si bien poseen muchas calorías y pueden dar energía, también poseen azúcar en exceso causando obesidad o gastritis.

Durante el inicio de la etapa escolar del niño se afianzan sus hábitos alimenticios. Es por esto que puedes aprovechar para enseñarle a comer saludable. Tampoco es bueno prohibirle de manera permanente el consumo de golosinas o chocolates, ya que aunque no lo creas, éstos forman parte de la dieta y no le harán daño mientras se consuman de forma moderada. Nada en exceso es bueno.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 4 =