Cómo preparar meriendas para los niños

Para muchas madres, la hora de la merienda suele ser un dolor de cabeza, ya que no saben qué alimentos ofrecerles a sus niños. Algunos productos que venden en los supermercado, especialmente preparados para los infantes, suelen tener grandes cantidades de químicos y azúcares, cosas que afectan al organismo de los más pequeños de la casa. Para evitar que eso suceda, aquí te traemos meriendas bastante sencillas que puedes prepararle a tus niños.

Cómo preparar meriendas para los niños

La fruta ante todo

Tu primera opción siempre deben ser las frutas, ¿por qué? Muy fácil, aportan gran contenido de agua, vitaminas, minerales; son fáciles de masticar y digerir; y se encuentran en la segunda posición de la pirámide alimenticia. Con diversos tipos de frutas puedes realizar un plato muy colorido y llamativo para captar la atención de los más pequeños.

Cómo preparar meriendas para los niños

Fácil y rápido

Otra receta sencilla de realizar son los típicos bocadillos de jamón o queso. No necesitas demasiados ingredientes y los puedes terminar en cuestión de minutos. Picarás el pan y lo rellenarás con tomate, aguacate, lechuga y demás, de acuerdo a la edad de tus infantes.

Para aportar el azúcar necesario en el organismo de los más pequeños de la casa, puedes realizar gelatinas de sabores. Son muy sencillas de preparar y llaman la atención de los niños, ya que pueden realizarse de diferentes formas. Sin importar la edad de tu hijo, esta merienda es simplemente perfecta.

Cómo preparar meriendas para los niños

Por último, opta por preparar merengadas. Éstas aportan diversos minerales al cuerpo de tu niño y, además, le da la energía necesaria para disfrutar el día. Las merengadas se pueden preparar de diversos sabores, así que no te preocupes porque algún día tu hijo se canse de ellas, ¡siempre habrá una segunda opción!

Lo hecho en casa es mejor

Opta por realizar meriendas en casa y evita comprar productos con muchos elementos sintéticos, estos no le aportan demasiados nutrientes al organismo de tu hijo y pueden afectar su crecimiento.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − dos =