Cómo darle un delicioso giro al pudín

El pudín es un postre muy fácil de hacer porque ya viene listo, de sólo hacerlo según las indicaciones del paquete. Aquí te enseñamos cómo darle un delicioso giro al pudín tradicional. El pudín viene en dos presentaciones: el de caja, para prepararlo en casa y el que ya viene listo, en porciones individuales, así que te diremos cómo aprovechar ambas versiones.

Elaborándolo en casa

Al preparar el pudín, él queda de una vez con una consistencia densa y suave, que te permitirá darle un giro delicioso, integrándole ingredientes o presentándolo de una manera diferente:

3

  • Prepara tres sabores de pudín y con galletas maría mojadas en leche azucarada, ve vaciándolo en capas de sabores en un refractario o bandeja alta. Comienza con una capa de galletas mojadas en leche azucarada, sigue con una capa de pudín de un sabor, una capa de galletas mojadas en leche azucarada y otra capa de pudín de otro sabor. Hasta llegar a la parte alta de la bandeja. Llévala a la nevera y sirve cuando esté fría y compacta.
  • Prepara pudín de fresa y ten frutos rojos variados, lavados y cortados. En una bandeja alta (u honda, como quieras verlo), coloca un fondo de galletas trituradas mezcladas con chocolate derretido. Ahora, agrega una capa de pudín de fresa y luego frutos rojos; tápalos con más pudín y decora con chocolate picado o derretido. Lleva a la nevera y sirve frío.

Haciendo un cambio en los pudines de porciones

1

Cuando tenemos los vasitos de porciones, podemos preparar copas con fondos de caramelo, chocolate, frutos secos o crema chantillí; incluso, con merengues frescos o suspiros triturados, para colocar entonces una cubierta de pudín. Obtendrás así un delicioso y muy elegante postre prácticamente de la nada y tus visitas o tu familia se sentirá muy halagada con esta dulce y sencilla preparación.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 12 =