Cómo aprovechar el ñame

Cómo aprovechar el ñame
5 (100%) 1 vote

El ñame es un tubérculo, muy aliado a la salud y la cocina de cada hogar. En todas las regiones tropicales se cultiva el ñame. Se encuentra presente en la cocina de diferentes culturas, ya que  goza de un rico sabor especial. Y al mismo tiempo, aporta beneficios para la salud. Es un excelente depurativo de la sangre. Contiene un elixir que limpia las impurezas del organismo. Eliminando las toxinas del cuerpo a través de la orina, el sudor o las heces.

Aumenta las defensas

Por sus ricas cualidades inmunológicas, es un fortalecedor de las defensas del organismo. El consumo continuo de este tubérculo ayuda a fortalecer las defensas.

Para la piel

El ñame también sirve para enfermedades de la piel, como la dermatitis. El ñame ayuda a depurar el organismo. También sirve para determinadas dolencias.

Cómo aprovechar el ñame

El ñame como diurético

Posee cualidades depurativas. Ayuda a desaparecer las contusiones sufridas en la piel. También sirve para la artritis, y la gota. Ayuda a eliminar el exceso de líquido retenido en el cuerpo. Además, es un antinflamatorio que ayuda a desinflamar las zonas afectadas provocadas por golpes y otros.

El ñame como compañero en la fertilidad

El ñame también es un alimento considerado como un fertilizante en la mujer, por su alto contenido de fitoestrogenos, que intervine de manera muy directa en el ciclo menstrual y en los órganos reproductores de las mujeres. De ahí, su consumo frecuente cuando se desea concebir.

Ñame en la menopausia

También es recomendado en esta etapa de falta de estrógenos en la mujer y para quitar los sofocos que produce la menopausia.

Cómo aprovechar el ñame

Dulce ñame

Los ingredientes necesarios son:

  • 2 kilos de ñame.
  • 1 coco.
  • Un kilo de azúcar blanca.
  • 1 taza de leche de coco.
  • Una taza de leche normal.
  • Canela y anís estrellado al gusto.

La preparación consiste en lavar bien el ñame, y se procede a retirar la cascara que lo cubre. Luego, sancochar con una taza de azúcar. Una vez cocinado, se procede a licuar, en la misma agua donde se cocinó.

Se ralla el coco y se extrae una taza de leche de coco. Esta leche de coco se incorpora al ñame, junta con la taza de leche normal, y se añade el resto del azúcar, el anís y la canela. Se pone a cocinar a fuego bajo, hasta que se despegue de la olla. Se remueve constantemente para que no se pegue. Una vez que agarra consistencia y se despega del fondo de la olla, está listo el delicioso dulce de ñame.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 1 =