Cómo aprender a surfear

El surf es un deporte considerado por muchas personas como extremo; bien sea por la lucha del hombre con la naturaleza o por las grandes olas. Sin embargo, existen diferentes modalidades y sitios para su práctica. El surf no es solo competencias, olas gigantes y condiciones extremas, para muchos es un estilo de vida, una forma de relajarse y compenetrarse con el entorno.

Cómo aprender a surfear

Aprende a surfear de forma sencilla

Acá te damos algunos tips para que recorras tu primera ola y disfrutes la experiencia, tomando en cuenta tres factores básicos: condición física, tabla y lugar para hacerlo.

La condición física sin duda alguna es uno de los factores más influyentes. Es completamente necesario tener resistencia más que fuerza, ya que para tomar una buena ola es necesario remar por largos períodos. Sin contar los factores de corriente y oleaje que aportarán una dificultad extra. Ten en cuenta que antes de entrar al agua siempre tienes que estirarte bien.

Cómo aprender a surfear

La elección de la tabla es otro factor a tener en consideración. En muchos casos por elementos publicitarios nos bombardean con formas y tipos de tabla, que en la mayoría de los casos no son las indicadas para iniciarnos. Es importante que el tamaño, forma y grosor de una tabla esté acorde con el peso, tamaño y experiencia de la persona. Para iniciarse es necesario una tabla grande y gruesa, ya que facilitará su flotabilidad y puesta de pie sobre ella.

El sitio ideal para surfear

Como tercer factor, pero no menos importante, hay que tener en cuenta el lugar donde se realizará el deporte. Buscar un lugar de aguas agitadas y oleaje alto es sin duda alguna uno de los peores lugares para iniciarse. Lo ideal es aprender primero a remar, a tomarle el tiempo a la ola y aprender a colocarse de pie sobre la tabla. Para ello lo mejor es iniciarse en lugares de oleaje moderado y con poca corriente, ya que eso ayudará a tomarle confianza.

Cómo aprender a surfear

Además de estos tips mencionados, es muy importante que jamás entres al agua solo; siempre buscar hacerlo en compañía de una persona con mayor experiencia, que aporte conocimiento y pueda apoyar en caso de cualquier eventualidad.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =