La primera comunión de un niño católico es un acto muy bonito y único en la vida, por esto es importante que la celebración sea muy especial. Si