Los cálculos renales se forman a partir de los desechos urinarios, los cuales se quedan depositados en tres áreas del interior de nuestro cuerpo: los riñones, las vías